2018 15 abr
Empresa / Artículos / Los conflictos de egos, un problema para el crecimiento de las empresas y la sociedad Editor: CREARMAS E+G

Podéis estar o no de acuerdo conmigo, pero considero que hace unos años las relaciones eran más sanas y más honestas. El tú a tú, el cara a cara, el conocer a la otra persona frente a una mesita y dos tazas de café, sin intromisiones telefónicas, sin actualizaciones y sin menciones de por medio.

Y digo más honestas porque había poco espacio para el engaño, apenas los adornos habituales con los que todos solemos decorar nuestras vidas cuando intentamos impresionar a alguien. Si no sabías de cine, no sabías de cine y preguntabas. Y no se trataba de una lucha de egos, preguntabas de una forma totalmente sana "no conozco, pero quiero conocer". Y no pasaba absolutamente nada. Ahora que la palabra postureo ha calado en nuestra sociedad queda poco espacio para la humildad, la sinceridad y para mostrar nuestros defectos tal y como mostramos nuestras virtudes.  

El postureo eres tú cuando no eres feliz viendo ese atardecer en Palma de Mallorca si no le sacas una fotografía y la compartes. El postureo es la inmediatez. El postureo es no disfrutar de las copas en el apartamento de playa al que te has ido con tus amigos porque lo que realmente te hace feliz es que todo el mundo sepa que estás disfrutando de las copas en el apartamento de playa al que te has ido con tus amigos.

Pero el postureo es mucho más: te convierte en un ser miserable y competitivo, deseoso de demostrar que eres más feliz, más listo, más guapo y más interesante que el resto de la gente.

"No pasa nada si la gente piensa que eres Dios, el problema viene cuando empiezas a creértelo"

La Generación del Postureo es tremendamente ambiciosa. Mientras que nuestros padres se conformaban con ir a ver películas al cine, la generación del Postureo quiere ser la estrella de su propia película. 

Pensamos que todo el mundo tendrá su carrera, pero nosotros somos especiales! “Mi carrera laboral y mi vida llegarán más lejos y superará a las vidas de mi alrededor!” Así pues cada miembro de la Generación del Postureo pensamos que el destino nos está reservando un futuro prometedor, lleno de gloría, fama y riqueza... pero....

Luego llega la decepción. La primera decepción aparece cuando nos incorporamos al mercado laboral. Acabamos nuestra formación y empieza nuestra nueva vida. En la mente de los miembros de la Generación del Postureo existe una idea grabada: “Un tipo tan excepcional y brillante como yo, pronto estará subiendo escalones como la espuma, sólo es cuestión de tiempo que alguien descubra mi talento y vea lo fabuloso y especial que soy”

Desafortunadamente, el mundo no resulta tan fácil, y la verdad es que las carreras profesionales son duras y se basan en el trabajo y el esfuerzo. El éxito lleva su tiempo, hace falta sangre, sudor y lágrimas para llegar a lo más alto, y no sólo para ser una estrella del rock, sino que también lo es para convertirse en un policía local o profesor de escuela. Y no nos engañemos, poca gente alcanza el éxito profesional antes de los 30 años. 

Pero aquí no acaba todo. En una vida que retransmitimos vemos  que algunos de nuestros compañeros de colegio llegan muy alto. Vemos que Fulano ha estudiado en Houston, o trabaja de traje y corbata en un famoso despacho de abogados en Madrid, o si pasa sus vacaciones en Marbella.

Y eso nos hace pensar que a todo el mundo le va de perlas menos a nosotros, haciendo sumar puntos a nuestra miseria personal.

Por razones como esta nos venimos abajo en ocasiones, sintiéndonos frustrados y decepcionados. Probablemente, tanto tu como yo vayamos por el buen camino. Estamos trabajando, poniendo semillas para sembrar un futuro, y así poder recoger los frutos el día de mañana, pero a veces sentimos esa sensación de que las cosas no funcionan.

 

 

 

 





2018 18 mar
Empresa / Artículos / Aprender de la digitalización. Un activo necesario. Editor: CREARMAS E+G

La transformación digital de las empresas es la clave para el éxito de las organizaciones. Las nuevas tecnologías han cambiado drásticamente la manera en que nos comunicamos, nos informamos y consumimos. Hemos pasado de ser consumidores pasivos a convertirnos en cocreadores de las marcas (prosumers), y las empresas deben adaptarse y estar preparadas para convertir los retos que estos cambios plantean en oportunidades.

Por lo tanto, el cliente es digital, el empleado es digital y las empresas deben adaptar su realidad. Si bien es cierto que la transformación empezó con las redes sociales, que revolucionaron la forma en que nos comunicamos y relacionamos, es un proceso que va mucho más allá y son las empresas las que deben adoptar esta nueva cultura, valores y principios de la era digital, que cambiarán toda la operativa de la empresa.

Pero.. ¿en que consiste la Transformación Digital o Digitalización?

Casi empezaría por lo que NO es ya que en el desconcierto de hoy día se conforman las herramientas con los objetivos. Veamos primero qué NO es la Transformación Digital.

  • NO es montar un CRM.
  • NO es informatizar uno, varios o todos los procesos de la empresa.
  • NO es marketing digital.
  • NO es hacer una tienda online.
  • No es registrar información de los clientes en un formulario del CRM, es la búsqueda de conocer a nuestro cliente.

No es vender por Internet en vez o a la vez que, en la tienda o negocio físico, es estar donde están y donde estarán nuestros clientes dándoles lo que cada vez demandan más y como lo demandan.

La transformación digital SI que usa todas las anteriores y alguna más, pero estas son herramientas en un propósito mucho más estratégico, donde el calado de los cambios en la compañía es total. No nos quedaremos únicamente en “mejorar nuestro trabajo” siendo más eficientes (que lo lograremos) sino que nos transformaremos tanto que haremos otras cosas.

En definitiva,  la “transformación digital” o digitalización es la adecuación del modelo de negocio de la empresa para adaptarse al cambio que han sufrido los hábitos y costumbres de los consumidores en primera instancia, para modelos B2C, pero también aplicada en modelos B2B.

Actualmente estamos antes un consumidor que ha cambiado sus hábitos, está hiperinformado,  posee una capacidad de comprar en cualquier lado y tiene acceso instantáneo a la información.

Esta es la clave: todo el proceso de transformación digital consta de aprender a estar alerta, más cerca de nuestros clientes, más atentos a la competencia, más atentos a los cambios tecnológicos y a las transformaciones socio culturales.

La clave: entender y optimizar la experiencia del cliente

En la transformacion digital es el consumidor, y no la tecnología, quien ocupa el asiento del conductor. - Forbes

Hay que ponerse manos a la obra en entender y actuar en relación a la experiencia digital de tus clientes.

Básicamente, porque la transformación de la relación con el cliente debe guiar los cambios a nivel interno. Empezar de fuera hacia dentro es una garantía de éxito en cualquier proceso de digitalización.

Para ello, lo primero que la empresa debe plantearse es: “¿qué hace actualmente mi cliente digital?”.

A partir de ahí se tiene que transformar la parte visible del negocio para los clientes, y este proceso orientará los cambios operativos y tecnológicos internos que se deben llevar a cabo.

Una vez se ha entendido al cliente, hay que optimizar su experiencia cuando interactúa con la empresa. Actualmente existen muchas soluciones dedicadas a mejorar la experiencia de cliente, que no sólo sirven para mejorar las tasas captación y retención de los clientes, sino que contribuyen a mejorar la eficiencia de la compañía.

 

 

 





2018 04 mar
Empresa / Artículos / Actitudes vs Aptitudes Editor: CREARMAS E+G

Muchas veces la actitud y la aptitud se usan indistintamente cuando son conceptos muy diferentes. Se dice que la aptitud tiene más que ver con los atributos técnicos, independientemente de su actitud. Lo que está claro es que ambas están relacionadas con la competencia.

A simple vista, parecen más valiosas las aptitudes, puesto que te dan la posesión de ciertos conocimientos indispensables para llevar a cabo un trabajo. Lo que si está claro es que para trabajar en cualquier puesto necesitas una serie de habilidades aprendidas que no todo el mundo desarrolla de la misma manera; existen ciertas personas que tienen el don especial de hacerlas mejor, verdaderos genios que son capaces de combinar aptitudes y obtener verdaderas facultades que sin duda le convertirán en el candidato idóneo para ciertos puestos de trabajo.

Sabemos que la opción ideal sería tener un candidato con ambas, actitud y aptitud. Pero enfrentados al dilema de cuál es más importante, si me preguntas, ¿eliges aptitud o actitud?,  le doy más importancia a la actitud. No cabe duda de que necesitas los conocimientos y habilidades para desarrollar cualquier trabajo, pero creo que lo que finalmente te hace decidirte por un candidato u otro a la hora de contratar a alguien es su actitud, su predisposición al trabajo, su capacidad por afrontar situaciones, su manera incluso de concebir la vida y de relacionarse con las personas.

Personalmente admiro a aquellas personas cuya dedicación les hace alcanzar metas mucho más fáciles de lograr para otros que poseen aptitudes que les harían llegar sin dificultades, pero que fruto de su esfuerzo y tesón acaban logrando aquello que se proponen. Es una actitud especialmente apreciable y más en los días que corren en los que la solución más fácil y por duro que suene es el abandono.

Víctor Küppers dice que “las personas somos como bombillas, porque las personas trasmiten”.  Y sí. Trasmitimos. No somos sólo aptitudes. No somos sólo lo que sabemos hacer sino que somos mucho más: brillamos con nuestra actitud. Y una buena o mala actitud  puede marcar realmente la diferencia entre tú y la mejor versión de ti mismo.

No te conformes con ser solo lo que sabes. La actitud abre aquellas puertas que creíamos no llegar a traspasar nunca. Y los pequeños gestos cuentan. Valorar lo positivo que nos rodea todos los días y a quienes nos rodean nos hará ser mejores, racionalizar, desdramatizar y crecer. Elige amabilidad. Opta por el agradecimiento. Tu actitud marcará la altura que puedes alcanzar con tus saltos.

Nuestra actitud hacia las cosas que nos rodean es muy importante, por eso debemos romper nuestra burbuja y, gracias a nuestras aptitudes, trabajar en nuestra mejor actitud para afrontar los acontecimientos. 

“Puedo aceptar el fracaso, pero no puedo aceptar no intentarlo”. Es la frase que Michael Jordan se repetía una y otra vez en su cabeza





2018 10 feb
Empresa / Artículos / La responsabilidad un valor en alza en una sociedad con necesidad de mejora continua. Editor: CREARMAS E+G

En una sociedad cambiante y en continua evolución como la actual, quedarse parado significa ir para atrás: si las cosas están cambiando y continuamos haciendo lo mismo lo más probable es que desaparezcamos. Es la ley de la evolución de cualquier organismo desde el principio de los tiempos. Fue Darwin quien postuló algo así como "No es el más fuerte de las especies el que sobrevive, tampoco es el más inteligente el que sobrevive. Es aquel que es más adaptable al cambio".

Y ahora atravesamos uno de los períodos más convulsos y a la vez más prósperos como humanidad. La incorporación a nuestros hábitos y costumbres de nuevas tecnologías, y formas de relacionarse, han generado una nueva manera de pensar, de vivir, y de actuar. Debemos convertirnos en una sociedad que aprende, capaz de adapatarse al continuo cambio de la Edad Moderna. Y debemos ser conscientes que el desarrollo de esta sociedad que aprende es responsabilidad nuestra. 

La verdadera responsabilidad viene de dentro. Nadie nos la impone. Hacerse responsable de verdad significa darse cuenta de los propios errores, tener la determinación de corregirlos y la suficiente humildad para pedir ayuda tantas veces como sea necesario.

Tenemos 52 semanas para interactuar con inteligencia, trabajar con fuerza, comunicar con emoción, dar un giro de 180 grados a las dificultades, confiar en las personas, posicionarnos en la vanguardia del cambio, ser innovadores, soñar despiertos, volar alto con los pies en la tierra, crear un Nuevo tiempo, avanzar con elegancia, construir con solidaridad, compartir con generosidad, para imaginar sin límites y construir sin temores. Tenemos el desafío de hacer de este viaje un viaje inolvidable. 

Es tiempo de abrir más la mente, tener una nueva mirada. Pasar de la confusión a la imaginación. Nada se opone a la imaginación.

Nada es sencillo; “todo parece imposible… hasta que se hace”, ya lo dijo Nelson Mandela. 





2018 13 ene
Empresa / Artículos / La negatividad influye en una sociedad que aprende a quejarse. La positividad influye en una sociedad que aprende a aprender y ayudar Editor: CREARMAS E+G

La vida cotidiana es como una vía con tramos en buen estado, en los que se siente agradable transitar; pero también, tramos en mal estado que representan una molestia para quienes les toca recorrerlos. Y es que en cualquier tipo de situación el vaso se puede ver medio lleno o medio vacío. Y generalmente lo vemos medio vacío. Nos quejamos porque nos sobran unos quilos, porque nuestra oficina está lejos o porque nuestro proveedor ha entregado un trabajo tarde. Llegamos a casa y seguimos en el mismo bucle. Una cosa es tener expectativas -ambición-  y querer llegar más alto o más lejos y otra muy diferente es quejarse por todo y por todos

La queja podemos utilizarla en ocasiones, como modo de descarga o válvula de escape, el problema viene cuando nos aferramos a ella y la convertimos en algo indispensable en nuestras vidas. De esta manera, focalizamos nuestra atención sobre lo negativo y lo convertimos en un estilo de vida.

La queja no resuelve nada, a no ser que la emitamos tan solo para desahogarnos, pero esto resulta eficaz cuando no es repetitivo en el tiempo, de lo contrario, resulta inoperante, pues no aporta soluciones. ¿O crees que porque te quejes mucho las situaciones van a parecer distintas? ¿O que todo se resolverá por arte de magia?

Normalmente, la gente con tendencia a la queja, es poco resolutiva. Ven problemas en las soluciones y no suelen poner remedio a lo que les molesta. Si me quejo continuamente de mi jefe pero no le pongo remedio, ¿de qué me sirve? Si mi trabajo no me hace feliz, quejarme no sirve de nada, debo buscar soluciones: o bien arreglo la situación que no me gusta dentro de mi trabajo o bien cambio de empleo, o al menos lo intento.

En cambio, el pensamiento positivo es justamente ver el vaso medio lleno. La negatividad trae más negatividad, y del mismo modo la positividad trae más positividad. Aplicado al emprendimiento, ser optimista y pensar que poner en marcha un negocio te va a salir bien, es el primer paso para intentarlo. Al final, el pensamiento positivo es el motor de nuestro bienestar y define como pensamos, que influye en cómo nos sentimos y cómo actuamos.

Positivar y positividad ya están incluidas en el diccionario de la RAE pudiendo hacer uso de ellas, Es curioso cómo la palabra negatividad estaba incluida desde hace años y, sin embargo, positividad no ha sido aceptada hasta hace poco.

La actitud positiva es una decisión personal. Es nuestra elección. Creer en nosotros mismos es el primer paso para alcanzar nuestra mejor versión y ponerla al servicio de nuestros proyectos. Pasar de ser víctimas a ser parte de la solución de nuestros problemas, porque estos siempre llegan.

Las circunstancias son las que son. No siempre depende de nosotros. Sin embargo, mantener una actitud positiva, nos ayuda a percibir mejor las oportunidades que el destino nos brinda, por muy dura que sea la situación, para que nuestros proyectos crezcan, y nosotros con ellos. Con una actitud negativa estaremos siempre ciegos ante ellas. Los fracasos y errores debemos dejarlos en el pasado. Debemos aprender de ellos y centrarnos en nuestros proyectos futuros. Lo que nos hiere no es la derrota, es la actitud que adoptamos ante ella.

Recordad que es vuestra elección y vuestro proyecto se lo merece





2017 29 dic
Empresa / Artículos / Amazon, amenaza u oportunidad para el retail Editor: CREARMAS E+G

En los últimos años el comercio tradicional y, en concreto, las tiendas de barrio de toda la vida,  han observado con recelo e incluso cierta impotencia cómo los gigantes del ecommerce, y en concreto Amazon surgían y evolucionaban al hilo del crecimiento exponencial de las compras online. Un canal que, hasta el momento, no sólo era un total desconocido para muchos de ellos, sino que incluso era visto como una seria amenaza para su supervivencia.

No hay que olvidar que el negocio electrónico gana cuota de mercado cada día, pero el retail aún tiene la oportunidad de aprovechar el gran atractivo que siguen teniendo sus tiendas físicas para el consumidor.

Por eso, este es un excelente momento para prepararse contra la irrupción del gran gigante de la red. Las siguientes son nuestros recomendaciones de los pilares a tener en cuenta para cualquier sector:

1. Ponga al consumidor al centro. Ya no es puro discurso para los accionistas y para la memoria. El consumidor está en comando, no usted. Repítaselo una y mil veces. La razón: todos tenemos una tienda en el bolsillo abierta 24/7. El consumidor decide a quién compra, cómo compra y dónde quiere que se lo entreguen… y lo quiere ya.

2. Adopte la omnicanalidad. Esto afecta la logística profundamente. Ya no hablamos de cliente online y offline, porque es el mismo, digitalmente influido. Se le escucha con el Big Data, usando los sistemas, e integrando los canales para apalancar su conocimiento. 

3. La entrega es parte del producto. La entrega se mide en horas. El estándar de Amazon: dos horas. A igualdad de costos, dos horas siempre es mejor que 48. Esto presionará a las empresas de logística: stocks con muchas reposiciones (picking más caro y lento) y poca profundidad, altos picos de demanda, muchos pedidos con pocas unidades y por lo tanto, gestión de devoluciones más compleja.

4. Debe revolucionar sus tiendas. La visita a los locales debe ser única para justificarla. Esto también aplica para las tiendas digitales (user experience). Esto es novedad de productos, entrega y paquete de emociones, en donde no es difícil superar a Amazon.

Hasta aquí solo hemos hablado de que forma luchar contra las amenazas, pero también hay oportunidades.  ¿Qué beneficios tiene vender en Amazon? La respuesta puede tener varios argumentos. 

El primero es la imagen de marca que se ha creado la compañía en Internet, vital para que el consumidor confíe.

El segundo y tan importante como el primero viene de la mano de los ingresos del gigante: los últimos datos muestran que tuvo unos ingresos operativos de 405 millones de dólares, una cifra conseguida, en parte, con la colaboración de los vendedores.

Como tercer dato a destacar está la experiencia. Si somos un pequeño vendedor que todavía no hemos probado las lindezas del comercio electrónico, Amazon nos saca mucha ventaja. El gigante lleva año haciendo dinero en esto de vender por Internet y es un experto en conseguir que los consumidores repitan y tenga una experiencia de compra óptima. Su logística, su seguimiento de productos o su sencillísimo proceso de compra avalan esta idea.

El resto de beneficios de Amazon están relacionados con los servicios de valor añadido que ofrece la plataforma a los vendedores para que la venta sea lo más cómoda y sencilla posible.

Así que no hay mucho que pensar. Todos debemos subirnos a esta revolución, porque simplemente no hay otra opción. La era del “ Click & Brick” llego para quedarse…..







2017 16 dic
Empresa / Artículos / Como crear un equipo 100% comprometido en la empresa Editor: CREARMAS E+G

En los mercados actuales, la oferta de productos y servicios es cada vez más similar en cuanto a precio y calidad. Es por eso que muchas empresas recurren a otras formas de diferenciación para destacar entre la competencia, y una de ellas es construir un equipo de trabajo comprometido que permita alcanzar los objetivos de venta marcados.

Debería ser esta por tanto la principal base de valor que todo lider empresarial buscará entre sus colaboradores, sin embargo, pocos saben cómo fomentar el compromiso en sus empleados; por el contrario, tal parece que su mantra es una amenaza implícita: “Si tú no quieres este trabajo, detrás de ti hay cientos dispuestos a hacerlo, y por menor sueldo que el tuyo”. 

Nadie lo duda: siempre habrá gente dispuesta a trabajar por poco dinero, pero la pregunta es: ¿estará dispuesta a entregarse por completo a una labor? ¿Cuáles son las consecuencias en el desempeño de un jefe que no valora el esfuerzo ni la lealtad de un empleado, sino que le basta con que las cosas salgan adelante?

Quizá sea momento de replantearnos la importancia de generar empleados confiados, felices y leales. Y es que los empleados comprometidos y empoderados se implican totalmente, se entusiasman con su trabajo y actúan de forma tal que contribuyen al éxito de la organización. El compromiso es un dato que mide el grado de vinculación emocional positiva o negativa de un empleado en relación con su puesto de trabajo, su jefe, sus compañeros y la empresa, y este compromiso influye profundamente en su voluntad de aprender y mejorar en el trabajo.

Por lo tanto, un líder que sabe combinar sus actitudes con las habilidades correctas podrá llevar hacia el éxito profesional a su equipo  y a la misma organización, ya que podrá identificar los deseos y las expectativas del equipo humano.

Debe implementar estrategias para fomentar principios y valores corporativos que impulsen al colaborador a desenvolverse de la mejor manera en aras de trabajar por los intereses de la organización.

Crear motivación en tu empresa tiene mucho que ver con:

  • perseverar: sólo si dejas de intentarlo has fracasado. “El esfuerzo constante y los frecuentes errores son las piedras que pavimentan el camino del éxito” Elbert Hubard
  • generar camaradería – crear un buen ambiente, de manera que todos quieran trabajar en él; un ambiente de apertura, seguridad y confianza, con un manejo positivo de las situaciones
  •  asumir la responsabilidad – responder ante uno mismo y ante otros por lo que somos, lo que hacemos y lo que logramos. “Ser excelente es ejercer nuestra libertad siendo responsables de cada una de nuestras acciones” – Miguel Angel Cornejo.
  •  ser fuente de inspiración. – animar y retar a los empleados para que se superen día a día, con un feedback positivo, evitando crear situaciones de tensión o defensivas.

En definitiva, ¡dar motivos para…. ! 






2017 01 dic
Empresa / Artículos / El talento siempre se fuga. Cuida y protege a los que aportan valor a tu compañía. Editor: CREARMAS E+G

El Capital Humano no es un recurso sustituible que se cambia  cuando ya no “sirve”; es mas que un recurso, es una pieza indispensable para el éxito de la compañía, es el capital principal que posee habilidades que generan acción dentro de la organización.

Obtener capital humano calificado y motivado no es tarea fácil. El talento es un factor muy escaso que hay que saber buscar, captar y sobre todo retener.

Y es que retener el talento es aún más difícil que atraerlo, no es suficiente con salarios altos, estabilidad laboral y ser una gran empresa. El talento ha evolucionado y también sus demandad, el trabajador busca ser feliz y sentirse en sintonía con los valores de la empresa, entre muchas otras cosas.

Ante este paradigma, nos encontramos a grandes y reconocidas empresas que no han sabido anticiparse a esta situación y han mantenido una gestión de capital humano desactualizada hasta el momento. Las más listas de la clase, las start up, han sabido canalizar mejor la gestión del talento en las empresas, teniendo en cuenta las necesidades de estas nuevas generaciones y aportando aquello que demandan para ser felices en sus compañías contrarrestando los altos sueldos de las multinacionales.

¿Y qué es lo que demanda la nueva generación de talentos?. Se podría resumir en los siguientes puntos:

1. Flexibilidad laboral
Tienes que ofrecerles una flexibilidad que les permita compaginar su vida laboral con su vida personal. Cada vez son más las empresas que instauran este modo de trabajo, por lo que si tú te quedas atrás, corres el riesgo de que busquen otra en la que les ofrezcan mejores condiciones. Es muy importante para un trabajador sentirse cómodo en su empresa.

2. Reconocimiento a su trabajo
No es suficiente con una palmada en la espalda cuando uno de los grandes talentos de tu empresa saca adelante un importante proyecto. Debes reconocerlo realmente con tu respeto, con bonificaciones, con posibilidades de promoción…

3. Incentivos
Todos los trabajadores necesitan incentivos que les hagan sentir más a gusto en sus lugares de trabajo: una cultura empresarial adecuada, actividades complementarias, otras que fomenten la cohesión entre los empleados… es importante que se sientan dentro del grupo que forma tu empresa. Esa sensación de pertenencia a una “gran familia” es muy importante.

4. Promoción y crecimiento
Debes darles la oportunidad de crecer y evolucionar como profesionales porque si no lo haces puede ser uno de los principales motivos de su marcha. Todos necesitamos sentir como vamos creciendo y adquiriendo nuevas responsabilidades. Necesitamos ver que se nos valora en todos los sentidos.

5. Liderazgo positivo
Los mejores talentos de tu empresa necesitan tener un liderazgo a la altura de sus necesidades. No puede coordinarlos una persona inepta o alguien sin dotes de líder. Si no se sienten dirigidos como deberían… se irán.

En ese escenario, en el que un trabajador ofrece su mejor versión, se siente cómodo con su trabajo y se alinea con los valores de la empresa, se dan las condiciones perfectas para que el talento fluya y no se escape a las primeras de cambio.

“Hay cosas más importantes que el dinero, aunque a veces no lo creamos”





2017 15 nov
Empresa / Artículos / Comunicar en la empresa: del porqué al como Editor: CREARMAS E+G

Comunicar fue el verbo que nos sacó de las cavernas, y nos trajo hasta aquí; el acto común presente en las cuevas de Altamira y en los rascacielos de Nueva York. Sin el ejercicio de la comunicación sería impensable el mundo tal y como hoy lo concebimos.

En las empresas, los efectos positivos de la comunicación son evidentes, porque mejora la competitividad de la organización y la forma en la que se puede adaptar a los cambios que se produzcan en su entorno, para conseguir los objetivos que se hayan propuesto inicialmente. Al mismo tiempo, la existencia de una comunicación en la empresa eficaz, fomenta la motivación de los empleados, así como el compromiso y la implicación en las tareas, creando un clima de trabajo integrador.

Un empleado informado de lo que la empresa espera de él, tiene antes sí el camino que debe recorrer para alcanzar sus objetivos personales y contribuir para que se alcancen los objetivos de la organización. Es la respuesta a las cuestiones que se plantea cualquier trabajador de manera natural y que afectan a asuntos como el qué debe hacer para cobrar el 100% de su salario variable; o cómo está siendo la marcha de la empresa y qué puede hacer esta persona para aportar su granito de arena.

En caso de que la comunicación falle y cuestiones como las anteriores queden sin una respuesta clara por parte de la empresa, se abre la puerta a problemas que pueden inundar la organización. Rumores, falta de motivación, parálisis por la falta de seguridad en lo que se debe o no se debe hacer, son sólo algunas de las cosas que pueden surgir. Por ejemplo, un empleado que no sabe lo que le corresponde de bonus al cerrar el año y que no sabe cuando lo va a cobrar, es muy probable que pierda tiempo revisando su cuenta bancaria, preguntando a quien no debe y haciendo cábalas sobre lo que debería o no debería cobrar, situación que tendrá impacto en su nivel de productividad.

Para que esté organizada, la comunicación en la empresa debe ser abierta, para comunicar con el exterior (medio); tener una finalidad, es decir, debe estar vinculada a objetivos y a un plan de conjunto; debe ser multidireccional, es decir, de arriba hacia abajo, de abajo hacia arriba, transversal, interna-externa, etc.; debe estar instrumentada y valerse de herramientas, soportes, dispositivos e indicadores seleccionados en función de los objetivos; debe estar adaptada integrando sistemas de información administrables y adaptados a las necesidades específicas de cada sector.

Un buen plan de comunicación, debe plantearse, al inicio, los siguientes objetivos:

  • Determinación de la estrategia de comunicación.
  • Definición del estilo de comunicación.
  • Establecimiento de redes internas de comunicación.
  • Optimización de los recursos de comunicación propios.

El  plan, una vez diseñado, involucra la utilización de distintas herramientas para su puesta en marcha, que serán elegidas de acuerdo a los objetivos planteados previamente.

Las comunicaciones deben ocupar un rol destacado en el desarrollo de la organización, deben ser la herramienta mediante la cual la empresa expresa su personalidad, sus fortalezas, aquello que la hacen “única e irrepetible”.

El desafío de las empresas modernas es comprender que la inversión en un “intangible” como son las comunicaciones devuelve beneficios que si bien no pueden medirse en parámetros “contables”, ayudan a construir las percepciones que los distintos públicos (tanto internos como externos) tienen de sus acciones y a transmitir los valores que constituyen su médula espinal.





2017 06 nov
Empresa / Artículos / Recuperar la ilusión Autor: Jorge Mas

En el año 2007, se inicia una gran crisis que nos afecta de tal manera que muchas empresas deben cerrar y donde la economía vive un gran retroceso. Simplificándolo en 2 líneas sin entrar en detalles de los acontecimientos del 2007 al 2016, estos son los hechos, donde han dejado algunas secuelas además de una situación económica muy negativa. 

Familias Empresarias han visto cómo sus negocios han perdido gran parte de sus activos, otros han tenido que cerrar y algunos han sobrevivido con una gran dificultad. Las consecuencias de esta drástica cronología, han sido perder en muchas ocasiones el estado de ánimo, conflictos emocionales, conflictos de pareja y familia, (que ya sabemos que cuando hay problemas económicos las discusiones pueden ser más frecuentes, angustias en las negociaciones con los bancos, proveedores, acreedores, problemas de liquidez, y un sin fin de adversidades.

Siempre digo que ser Emprendedor o Empresario, ya sea gestionando una tienda o una gran empresa, es un deporte de alto riesgo, ya que las taquicardias están a la orden del día, por eso hay que hacer deporte y llevar una buena alimentación, para combatir tan duro esfuerzo. Contra las secuelas emocionales, el deporte es también una buena ayuda.

A partir del 2016 se ha notado una mejora en la economía, que obviamente ha influido en la recuperación del consumo. Un dato significativo para mí es cuando el sector de la automoción e inmobiliario crece, son buenos síntomas para entender que el consumo en breve mejorará.

Cuando los condicionantes externos son favorables, la gestión interna de un establecimiento o empresa son claves para aprovechar la tendencia alcista y ver una mejora sustancial de sus ventas, de lo contrario no notaran una mejora, incurriendo en errores internos de gestión.

Siempre he querido diferenciar entre crisis interna vs crisis externa. La primera depende de la gestión que realiza la propia empresa, como uno es capaz de salir adelante. La segunda es aquella que hace que las tiendas o compañías a veces se vean incapaces de todo y aun realizando una buena gestión interna.

Pues bien, desde el 2016, podíamos empezar a decir con la boca grande que la crisis externa estaba llegando a su fin para poder empezar a disfrutar de un mercado alcista.

Este año 2017 la ciudad de Barcelona ha recibido un duro golpe, en agosto del 2017 vivió uno de sus peores momentos del siglo XXI, con los atentados sucedidos en la Rambla. La ciudadanía se volcó con una gran ejemplaridad en actos de solidaridad y ha sabido encajar este gran duro golpe, muy a nuestro pesar. El consumo se vio afectado momentáneamente, pero posteriormente dio síntomas de normalidad.

Por razones distintas desde el 1 de octubre se vive en la ciudad de Barcelona una situación que no sabemos dónde nos va a llevar, y que nos está angustiando. Pero lo que sí que sabemos son sus consecuencias actuales, una bajada del consumo estrepitoso, bajada del estado de ánimo, crispación, preocupación e incertidumbre económica futura, el objetivo del artículo es emprender la reconstrucción, reflexionando en soluciones futuras para mejorar la situación actual. 

Después de casi 10 años en crisis simplemente el hecho de ver un futuro sin salida a una nueva crisis, se hace difícil de asimilar, por 2 motivos el primero es económico, ya que tantos años de agonía, puede hacer que no muchas empresas aguanten una segunda crisis, y el segundo motivo es anímico, el más relevante para salir adelante, es la llamada perdida de ilusión.

Creo enérgicamente que la ilusión no la podemos perder nunca, pero lo que sí que creo que debemos reflexionar en el enfoque, sin negocio no hay riqueza y sin riqueza la economía no mejora.

Debemos de ser fuertes y recuperar la mentalidad del 2007, una mentalidad que nos enfoca en nuestras compañías y en lo necesario para hacerlas mejor y sostenibles. Actualmente estar descentrado en otros aspectos puede hacer que el corazón nos haga perder la cabeza y nuestro negocio.

Creo enérgicamente que la ilusión no la podemos perder nunca, pero lo que sí que creo que debemos reflexionar en el enfoque, sin negocio no hay riqueza y sin riqueza la economía no mejora.

Debemos de ser fuertes y recuperar la mentalidad del 2007, una mentalidad que nos enfoca en nuestras compañías y en lo necesario para hacerlas mejor y sostenibles. Actualmente estar descentrado en otros aspectos puede hacer que el corazón nos haga perder la cabeza y nuestro negocio.

Algunas sugerencias.

1. Márcate objetivos de ventas para el 2018

2. Márcate objetivos de comunicación con tu equipo

3. Márcate objetivos para hablar más en positivo

4. Evita personas negativas

5. Evita hablar de temas que te indignen

6. Comunica con una sonrisa

7. Rodéate de gente altamente positiva

8. Valora a los demás 

9. Felicita a tu equipo con asiduidad

10. Reconoce el esfuerzo

11. Premia los resultados

12. Olvídate de un mundo mejor y piensa en cómo mejorar tu entorno más cercano

13. Trabaja más horas de lo habitual

14. Sueña despierto

15. Sueña en que empresa o tienda quieres tener

Si pones en práctica estas 15 sugerencias te aseguro que tu estado anímico va a mejorar en pocas semanas.

Piensa que sin ilusión no avanzamos, recupera tu ilusión e influye en  los demás ilusión.




Buscador Textual

Buscar en conocimiento:
Buscar

Suscripción

Recibe en tu mail todas las actualizacions de artículos Introduce aquí tu e-mail: Suscríbete
El Decálogo CREARMAS, el vademecum de la creación de valor personal y profesional