2018 13 ene
Empresa / Artículos / La negatividad influye en una sociedad que aprende a quejarse. La positividad influye en una sociedad que aprende a aprender y ayudar Editor: CREARMAS E+G

La vida cotidiana es como una vía con tramos en buen estado, en los que se siente agradable transitar; pero también, tramos en mal estado que representan una molestia para quienes les toca recorrerlos. Y es que en cualquier tipo de situación el vaso se puede ver medio lleno o medio vacío. Y generalmente lo vemos medio vacío. Nos quejamos porque nos sobran unos quilos, porque nuestra oficina está lejos o porque nuestro proveedor ha entregado un trabajo tarde. Llegamos a casa y seguimos en el mismo bucle. Una cosa es tener expectativas -ambición-  y querer llegar más alto o más lejos y otra muy diferente es quejarse por todo y por todos

La queja podemos utilizarla en ocasiones, como modo de descarga o válvula de escape, el problema viene cuando nos aferramos a ella y la convertimos en algo indispensable en nuestras vidas. De esta manera, focalizamos nuestra atención sobre lo negativo y lo convertimos en un estilo de vida.

La queja no resuelve nada, a no ser que la emitamos tan solo para desahogarnos, pero esto resulta eficaz cuando no es repetitivo en el tiempo, de lo contrario, resulta inoperante, pues no aporta soluciones. ¿O crees que porque te quejes mucho las situaciones van a parecer distintas? ¿O que todo se resolverá por arte de magia?

Normalmente, la gente con tendencia a la queja, es poco resolutiva. Ven problemas en las soluciones y no suelen poner remedio a lo que les molesta. Si me quejo continuamente de mi jefe pero no le pongo remedio, ¿de qué me sirve? Si mi trabajo no me hace feliz, quejarme no sirve de nada, debo buscar soluciones: o bien arreglo la situación que no me gusta dentro de mi trabajo o bien cambio de empleo, o al menos lo intento.

En cambio, el pensamiento positivo es justamente ver el vaso medio lleno. La negatividad trae más negatividad, y del mismo modo la positividad trae más positividad. Aplicado al emprendimiento, ser optimista y pensar que poner en marcha un negocio te va a salir bien, es el primer paso para intentarlo. Al final, el pensamiento positivo es el motor de nuestro bienestar y define como pensamos, que influye en cómo nos sentimos y cómo actuamos.

Positivar y positividad ya están incluidas en el diccionario de la RAE pudiendo hacer uso de ellas, Es curioso cómo la palabra negatividad estaba incluida desde hace años y, sin embargo, positividad no ha sido aceptada hasta hace poco.

La actitud positiva es una decisión personal. Es nuestra elección. Creer en nosotros mismos es el primer paso para alcanzar nuestra mejor versión y ponerla al servicio de nuestros proyectos. Pasar de ser víctimas a ser parte de la solución de nuestros problemas, porque estos siempre llegan.

Las circunstancias son las que son. No siempre depende de nosotros. Sin embargo, mantener una actitud positiva, nos ayuda a percibir mejor las oportunidades que el destino nos brinda, por muy dura que sea la situación, para que nuestros proyectos crezcan, y nosotros con ellos. Con una actitud negativa estaremos siempre ciegos ante ellas. Los fracasos y errores debemos dejarlos en el pasado. Debemos aprender de ellos y centrarnos en nuestros proyectos futuros. Lo que nos hiere no es la derrota, es la actitud que adoptamos ante ella.

Recordad que es vuestra elección y vuestro proyecto se lo merece





2017 29 dic
Empresa / Artículos / Amazon, amenaza u oportunidad para el retail Editor: CREARMAS E+G

En los últimos años el comercio tradicional y, en concreto, las tiendas de barrio de toda la vida,  han observado con recelo e incluso cierta impotencia cómo los gigantes del ecommerce, y en concreto Amazon surgían y evolucionaban al hilo del crecimiento exponencial de las compras online. Un canal que, hasta el momento, no sólo era un total desconocido para muchos de ellos, sino que incluso era visto como una seria amenaza para su supervivencia.

No hay que olvidar que el negocio electrónico gana cuota de mercado cada día, pero el retail aún tiene la oportunidad de aprovechar el gran atractivo que siguen teniendo sus tiendas físicas para el consumidor.

Por eso, este es un excelente momento para prepararse contra la irrupción del gran gigante de la red. Las siguientes son nuestros recomendaciones de los pilares a tener en cuenta para cualquier sector:

1. Ponga al consumidor al centro. Ya no es puro discurso para los accionistas y para la memoria. El consumidor está en comando, no usted. Repítaselo una y mil veces. La razón: todos tenemos una tienda en el bolsillo abierta 24/7. El consumidor decide a quién compra, cómo compra y dónde quiere que se lo entreguen… y lo quiere ya.

2. Adopte la omnicanalidad. Esto afecta la logística profundamente. Ya no hablamos de cliente online y offline, porque es el mismo, digitalmente influido. Se le escucha con el Big Data, usando los sistemas, e integrando los canales para apalancar su conocimiento. 

3. La entrega es parte del producto. La entrega se mide en horas. El estándar de Amazon: dos horas. A igualdad de costos, dos horas siempre es mejor que 48. Esto presionará a las empresas de logística: stocks con muchas reposiciones (picking más caro y lento) y poca profundidad, altos picos de demanda, muchos pedidos con pocas unidades y por lo tanto, gestión de devoluciones más compleja.

4. Debe revolucionar sus tiendas. La visita a los locales debe ser única para justificarla. Esto también aplica para las tiendas digitales (user experience). Esto es novedad de productos, entrega y paquete de emociones, en donde no es difícil superar a Amazon.

Hasta aquí solo hemos hablado de que forma luchar contra las amenazas, pero también hay oportunidades.  ¿Qué beneficios tiene vender en Amazon? La respuesta puede tener varios argumentos. 

El primero es la imagen de marca que se ha creado la compañía en Internet, vital para que el consumidor confíe.

El segundo y tan importante como el primero viene de la mano de los ingresos del gigante: los últimos datos muestran que tuvo unos ingresos operativos de 405 millones de dólares, una cifra conseguida, en parte, con la colaboración de los vendedores.

Como tercer dato a destacar está la experiencia. Si somos un pequeño vendedor que todavía no hemos probado las lindezas del comercio electrónico, Amazon nos saca mucha ventaja. El gigante lleva año haciendo dinero en esto de vender por Internet y es un experto en conseguir que los consumidores repitan y tenga una experiencia de compra óptima. Su logística, su seguimiento de productos o su sencillísimo proceso de compra avalan esta idea.

El resto de beneficios de Amazon están relacionados con los servicios de valor añadido que ofrece la plataforma a los vendedores para que la venta sea lo más cómoda y sencilla posible.

Así que no hay mucho que pensar. Todos debemos subirnos a esta revolución, porque simplemente no hay otra opción. La era del “ Click & Brick” llego para quedarse…..







2017 16 dic
Empresa / Artículos / Como crear un equipo 100% comprometido en la empresa Editor: CREARMAS E+G

En los mercados actuales, la oferta de productos y servicios es cada vez más similar en cuanto a precio y calidad. Es por eso que muchas empresas recurren a otras formas de diferenciación para destacar entre la competencia, y una de ellas es construir un equipo de trabajo comprometido que permita alcanzar los objetivos de venta marcados.

Debería ser esta por tanto la principal base de valor que todo lider empresarial buscará entre sus colaboradores, sin embargo, pocos saben cómo fomentar el compromiso en sus empleados; por el contrario, tal parece que su mantra es una amenaza implícita: “Si tú no quieres este trabajo, detrás de ti hay cientos dispuestos a hacerlo, y por menor sueldo que el tuyo”. 

Nadie lo duda: siempre habrá gente dispuesta a trabajar por poco dinero, pero la pregunta es: ¿estará dispuesta a entregarse por completo a una labor? ¿Cuáles son las consecuencias en el desempeño de un jefe que no valora el esfuerzo ni la lealtad de un empleado, sino que le basta con que las cosas salgan adelante?

Quizá sea momento de replantearnos la importancia de generar empleados confiados, felices y leales. Y es que los empleados comprometidos y empoderados se implican totalmente, se entusiasman con su trabajo y actúan de forma tal que contribuyen al éxito de la organización. El compromiso es un dato que mide el grado de vinculación emocional positiva o negativa de un empleado en relación con su puesto de trabajo, su jefe, sus compañeros y la empresa, y este compromiso influye profundamente en su voluntad de aprender y mejorar en el trabajo.

Por lo tanto, un líder que sabe combinar sus actitudes con las habilidades correctas podrá llevar hacia el éxito profesional a su equipo  y a la misma organización, ya que podrá identificar los deseos y las expectativas del equipo humano.

Debe implementar estrategias para fomentar principios y valores corporativos que impulsen al colaborador a desenvolverse de la mejor manera en aras de trabajar por los intereses de la organización.

Crear motivación en tu empresa tiene mucho que ver con:

  • perseverar: sólo si dejas de intentarlo has fracasado. “El esfuerzo constante y los frecuentes errores son las piedras que pavimentan el camino del éxito” Elbert Hubard
  • generar camaradería – crear un buen ambiente, de manera que todos quieran trabajar en él; un ambiente de apertura, seguridad y confianza, con un manejo positivo de las situaciones
  •  asumir la responsabilidad – responder ante uno mismo y ante otros por lo que somos, lo que hacemos y lo que logramos. “Ser excelente es ejercer nuestra libertad siendo responsables de cada una de nuestras acciones” – Miguel Angel Cornejo.
  •  ser fuente de inspiración. – animar y retar a los empleados para que se superen día a día, con un feedback positivo, evitando crear situaciones de tensión o defensivas.

En definitiva, ¡dar motivos para…. ! 






2017 01 dic
Empresa / Artículos / El talento siempre se fuga. Cuida y protege a los que aportan valor a tu compañía. Editor: CREARMAS E+G

El Capital Humano no es un recurso sustituible que se cambia  cuando ya no “sirve”; es mas que un recurso, es una pieza indispensable para el éxito de la compañía, es el capital principal que posee habilidades que generan acción dentro de la organización.

Obtener capital humano calificado y motivado no es tarea fácil. El talento es un factor muy escaso que hay que saber buscar, captar y sobre todo retener.

Y es que retener el talento es aún más difícil que atraerlo, no es suficiente con salarios altos, estabilidad laboral y ser una gran empresa. El talento ha evolucionado y también sus demandad, el trabajador busca ser feliz y sentirse en sintonía con los valores de la empresa, entre muchas otras cosas.

Ante este paradigma, nos encontramos a grandes y reconocidas empresas que no han sabido anticiparse a esta situación y han mantenido una gestión de capital humano desactualizada hasta el momento. Las más listas de la clase, las start up, han sabido canalizar mejor la gestión del talento en las empresas, teniendo en cuenta las necesidades de estas nuevas generaciones y aportando aquello que demandan para ser felices en sus compañías contrarrestando los altos sueldos de las multinacionales.

¿Y qué es lo que demanda la nueva generación de talentos?. Se podría resumir en los siguientes puntos:

1. Flexibilidad laboral
Tienes que ofrecerles una flexibilidad que les permita compaginar su vida laboral con su vida personal. Cada vez son más las empresas que instauran este modo de trabajo, por lo que si tú te quedas atrás, corres el riesgo de que busquen otra en la que les ofrezcan mejores condiciones. Es muy importante para un trabajador sentirse cómodo en su empresa.

2. Reconocimiento a su trabajo
No es suficiente con una palmada en la espalda cuando uno de los grandes talentos de tu empresa saca adelante un importante proyecto. Debes reconocerlo realmente con tu respeto, con bonificaciones, con posibilidades de promoción…

3. Incentivos
Todos los trabajadores necesitan incentivos que les hagan sentir más a gusto en sus lugares de trabajo: una cultura empresarial adecuada, actividades complementarias, otras que fomenten la cohesión entre los empleados… es importante que se sientan dentro del grupo que forma tu empresa. Esa sensación de pertenencia a una “gran familia” es muy importante.

4. Promoción y crecimiento
Debes darles la oportunidad de crecer y evolucionar como profesionales porque si no lo haces puede ser uno de los principales motivos de su marcha. Todos necesitamos sentir como vamos creciendo y adquiriendo nuevas responsabilidades. Necesitamos ver que se nos valora en todos los sentidos.

5. Liderazgo positivo
Los mejores talentos de tu empresa necesitan tener un liderazgo a la altura de sus necesidades. No puede coordinarlos una persona inepta o alguien sin dotes de líder. Si no se sienten dirigidos como deberían… se irán.

En ese escenario, en el que un trabajador ofrece su mejor versión, se siente cómodo con su trabajo y se alinea con los valores de la empresa, se dan las condiciones perfectas para que el talento fluya y no se escape a las primeras de cambio.

“Hay cosas más importantes que el dinero, aunque a veces no lo creamos”





2017 15 nov
Empresa / Artículos / Comunicar en la empresa: del porqué al como Editor: CREARMAS E+G

Comunicar fue el verbo que nos sacó de las cavernas, y nos trajo hasta aquí; el acto común presente en las cuevas de Altamira y en los rascacielos de Nueva York. Sin el ejercicio de la comunicación sería impensable el mundo tal y como hoy lo concebimos.

En las empresas, los efectos positivos de la comunicación son evidentes, porque mejora la competitividad de la organización y la forma en la que se puede adaptar a los cambios que se produzcan en su entorno, para conseguir los objetivos que se hayan propuesto inicialmente. Al mismo tiempo, la existencia de una comunicación en la empresa eficaz, fomenta la motivación de los empleados, así como el compromiso y la implicación en las tareas, creando un clima de trabajo integrador.

Un empleado informado de lo que la empresa espera de él, tiene antes sí el camino que debe recorrer para alcanzar sus objetivos personales y contribuir para que se alcancen los objetivos de la organización. Es la respuesta a las cuestiones que se plantea cualquier trabajador de manera natural y que afectan a asuntos como el qué debe hacer para cobrar el 100% de su salario variable; o cómo está siendo la marcha de la empresa y qué puede hacer esta persona para aportar su granito de arena.

En caso de que la comunicación falle y cuestiones como las anteriores queden sin una respuesta clara por parte de la empresa, se abre la puerta a problemas que pueden inundar la organización. Rumores, falta de motivación, parálisis por la falta de seguridad en lo que se debe o no se debe hacer, son sólo algunas de las cosas que pueden surgir. Por ejemplo, un empleado que no sabe lo que le corresponde de bonus al cerrar el año y que no sabe cuando lo va a cobrar, es muy probable que pierda tiempo revisando su cuenta bancaria, preguntando a quien no debe y haciendo cábalas sobre lo que debería o no debería cobrar, situación que tendrá impacto en su nivel de productividad.

Para que esté organizada, la comunicación en la empresa debe ser abierta, para comunicar con el exterior (medio); tener una finalidad, es decir, debe estar vinculada a objetivos y a un plan de conjunto; debe ser multidireccional, es decir, de arriba hacia abajo, de abajo hacia arriba, transversal, interna-externa, etc.; debe estar instrumentada y valerse de herramientas, soportes, dispositivos e indicadores seleccionados en función de los objetivos; debe estar adaptada integrando sistemas de información administrables y adaptados a las necesidades específicas de cada sector.

Un buen plan de comunicación, debe plantearse, al inicio, los siguientes objetivos:

  • Determinación de la estrategia de comunicación.
  • Definición del estilo de comunicación.
  • Establecimiento de redes internas de comunicación.
  • Optimización de los recursos de comunicación propios.

El  plan, una vez diseñado, involucra la utilización de distintas herramientas para su puesta en marcha, que serán elegidas de acuerdo a los objetivos planteados previamente.

Las comunicaciones deben ocupar un rol destacado en el desarrollo de la organización, deben ser la herramienta mediante la cual la empresa expresa su personalidad, sus fortalezas, aquello que la hacen “única e irrepetible”.

El desafío de las empresas modernas es comprender que la inversión en un “intangible” como son las comunicaciones devuelve beneficios que si bien no pueden medirse en parámetros “contables”, ayudan a construir las percepciones que los distintos públicos (tanto internos como externos) tienen de sus acciones y a transmitir los valores que constituyen su médula espinal.





2017 06 nov
Empresa / Artículos / Recuperar la ilusión Autor: Jorge Mas

En el año 2007, se inicia una gran crisis que nos afecta de tal manera que muchas empresas deben cerrar y donde la economía vive un gran retroceso. Simplificándolo en 2 líneas sin entrar en detalles de los acontecimientos del 2007 al 2016, estos son los hechos, donde han dejado algunas secuelas además de una situación económica muy negativa. 

Familias Empresarias han visto cómo sus negocios han perdido gran parte de sus activos, otros han tenido que cerrar y algunos han sobrevivido con una gran dificultad. Las consecuencias de esta drástica cronología, han sido perder en muchas ocasiones el estado de ánimo, conflictos emocionales, conflictos de pareja y familia, (que ya sabemos que cuando hay problemas económicos las discusiones pueden ser más frecuentes, angustias en las negociaciones con los bancos, proveedores, acreedores, problemas de liquidez, y un sin fin de adversidades.

Siempre digo que ser Emprendedor o Empresario, ya sea gestionando una tienda o una gran empresa, es un deporte de alto riesgo, ya que las taquicardias están a la orden del día, por eso hay que hacer deporte y llevar una buena alimentación, para combatir tan duro esfuerzo. Contra las secuelas emocionales, el deporte es también una buena ayuda.

A partir del 2016 se ha notado una mejora en la economía, que obviamente ha influido en la recuperación del consumo. Un dato significativo para mí es cuando el sector de la automoción e inmobiliario crece, son buenos síntomas para entender que el consumo en breve mejorará.

Cuando los condicionantes externos son favorables, la gestión interna de un establecimiento o empresa son claves para aprovechar la tendencia alcista y ver una mejora sustancial de sus ventas, de lo contrario no notaran una mejora, incurriendo en errores internos de gestión.

Siempre he querido diferenciar entre crisis interna vs crisis externa. La primera depende de la gestión que realiza la propia empresa, como uno es capaz de salir adelante. La segunda es aquella que hace que las tiendas o compañías a veces se vean incapaces de todo y aun realizando una buena gestión interna.

Pues bien, desde el 2016, podíamos empezar a decir con la boca grande que la crisis externa estaba llegando a su fin para poder empezar a disfrutar de un mercado alcista.

Este año 2017 la ciudad de Barcelona ha recibido un duro golpe, en agosto del 2017 vivió uno de sus peores momentos del siglo XXI, con los atentados sucedidos en la Rambla. La ciudadanía se volcó con una gran ejemplaridad en actos de solidaridad y ha sabido encajar este gran duro golpe, muy a nuestro pesar. El consumo se vio afectado momentáneamente, pero posteriormente dio síntomas de normalidad.

Por razones distintas desde el 1 de octubre se vive en la ciudad de Barcelona una situación que no sabemos dónde nos va a llevar, y que nos está angustiando. Pero lo que sí que sabemos son sus consecuencias actuales, una bajada del consumo estrepitoso, bajada del estado de ánimo, crispación, preocupación e incertidumbre económica futura, el objetivo del artículo es emprender la reconstrucción, reflexionando en soluciones futuras para mejorar la situación actual. 

Después de casi 10 años en crisis simplemente el hecho de ver un futuro sin salida a una nueva crisis, se hace difícil de asimilar, por 2 motivos el primero es económico, ya que tantos años de agonía, puede hacer que no muchas empresas aguanten una segunda crisis, y el segundo motivo es anímico, el más relevante para salir adelante, es la llamada perdida de ilusión.

Creo enérgicamente que la ilusión no la podemos perder nunca, pero lo que sí que creo que debemos reflexionar en el enfoque, sin negocio no hay riqueza y sin riqueza la economía no mejora.

Debemos de ser fuertes y recuperar la mentalidad del 2007, una mentalidad que nos enfoca en nuestras compañías y en lo necesario para hacerlas mejor y sostenibles. Actualmente estar descentrado en otros aspectos puede hacer que el corazón nos haga perder la cabeza y nuestro negocio.

Creo enérgicamente que la ilusión no la podemos perder nunca, pero lo que sí que creo que debemos reflexionar en el enfoque, sin negocio no hay riqueza y sin riqueza la economía no mejora.

Debemos de ser fuertes y recuperar la mentalidad del 2007, una mentalidad que nos enfoca en nuestras compañías y en lo necesario para hacerlas mejor y sostenibles. Actualmente estar descentrado en otros aspectos puede hacer que el corazón nos haga perder la cabeza y nuestro negocio.

Algunas sugerencias.

1. Márcate objetivos de ventas para el 2018

2. Márcate objetivos de comunicación con tu equipo

3. Márcate objetivos para hablar más en positivo

4. Evita personas negativas

5. Evita hablar de temas que te indignen

6. Comunica con una sonrisa

7. Rodéate de gente altamente positiva

8. Valora a los demás 

9. Felicita a tu equipo con asiduidad

10. Reconoce el esfuerzo

11. Premia los resultados

12. Olvídate de un mundo mejor y piensa en cómo mejorar tu entorno más cercano

13. Trabaja más horas de lo habitual

14. Sueña despierto

15. Sueña en que empresa o tienda quieres tener

Si pones en práctica estas 15 sugerencias te aseguro que tu estado anímico va a mejorar en pocas semanas.

Piensa que sin ilusión no avanzamos, recupera tu ilusión e influye en  los demás ilusión.





2017 05 nov
Empresa / Artículos / Aprovecha el talento millenial para transformar tu empresa Editor: CREARMAS E+G

Sin lugar a dudas los Millennials son una generación de consumidores y empleados que exigirán la transformación de las empresas. Nuevos hábitos, nuevas necesidades y demandas los hacen atractivos para unos e incomprensibles para otros. Decir Millennials es hablar de los nacidos entre 1981 y 1995, entraron en el milenio en plena prosperidad económica, y representarán el 75% de la fuerza laboral en 2025.

Internet, el móvil y las ‘apps’, las redes sociales… son herramientas naturales para estos jóvenes en su día a día: compran, hacen transacciones, comparten productos y servicios. Es una forma de vida que hace más global el mercado.  Son adictos al móvil y a las tecnologías, con una media de tres horas diarias enganchados a estos dispositivos, lo que está ocasionando enfermedades denominadas de origen millennial.

Los millennials se están haciendo hueco en el mercado laboral y están cambiando las reglas del juego. Su influencia es cada vez mayor y hay que tenerlos más en cuenta porque de ellos depende el futuro de la situación laboral. Es por eso que muchas empresas reclutan cada vez más a jóvenes millennials para asegurarse su futuro y dar aire fresco a la situación laboral que se ha estancado por la crisis económico mundial de estos últimos años. Eso sí, los millennials en las empresas son diferentes y sus características ante el mundo laboral los hacen únicos.

A partir de aquí surgen muchas preguntas –de todo tipo– que en estos momentos no tienen fácil respuesta. Por ejemplo, ¿cómo serán los espacios laborales?, ¿aceptará trabajar entre cuatro paredes? ¿qué le pedirá un trabajador a sus rutinas profesionales?, ¿qué esperará un jefe de sus colaboradores? ¿y un colaborador de sus jefes?, ¿cómo la tecnología transformará la cultura corporativa?... En definitiva: ¿cómo trabajaremos más allá del 2020?

Las empresas menos maduras en el ámbito digital deben comenzar a reflexionar  y realizar una apuesta seria sobre este tema, ya que de lo contrario se quedarán atrás. Esto a corto plazo les generará, un gran coste en materia de pérdida de talento. La adaptación al mundo digital es un imperativo para las compañías actuales. 

No obstante, estas transiciones no están exentas de dificultades. Cambios de estas características afectan a todas las facetas de una empresa y frecuentemente también a la cultura empresarial de la misma. Esta nueva generación de trabajadores,  requiere nuevos modelos de liderazgo en las empresas. Vienen con costumbres y expectativas laborales muy diferentes a las de sus hermanos mayores. Valoran especialmente el ambiente de trabajo y la libertad para tomar decisiones, y son conscientes de que tendrán que actualizar su formación durante toda su vida laboral.

Por tanto, está claro, que para aprovechar el valor de esta nueva generación, la "antigua" generación empresarial se debe preparar para tenerlos en su plantilla. Debe pensar más allá del elemento presencial en el lugar de trabajo como la única vara de medir la productividad de sus empleados. Herramientas que van más allá de un correo electrónico pueden proporcionar nuevos valores añadididos a la comunicación. Un horario flexible dará lugar a nuevas formas de organizarse. 

De esta generación de ‘millennials’, los empresarios esperan que estén más al día de las nuevas tecnologías que los empleados mayores. Suele ocurrir que si aparece una nueva aplicación en el mercado, los más jóvenes la conozcan antes, que también sean usuarios de redes sociales antes que ellos estén presentes en ellas y, en general, estén más al día de las nuevas tendencias. Por ello se da una curiosa relación en las oficinas actualmente ya que no solo son los veteranos los que enseñan el funcionamiento de la empresa a los jóvenes que llegan nuevos, sino que ellos también tienen que ser los ‘profesores’ de los mayores en muchas ocasiones.

Y ya en este punto llega la pregunta final... ¿Has empezado ya tu proceso de transformación?

  

 





2017 22 oct
Empresa / Artículos / No descuidar la pirámide de Maslow Editor: CREARMAS E+G

¿Alguna vez has probado a organizar las cosas que necesitas según la prioridad que éstas tienen para ti? Hace más de 70 años, un psicólogo estadounidense sugirió una organización, por escalafones, de todas nuestras necesidades. Esta organización se popularizó bajo el nombre de Pirámide de Maslow.

La pirámide de Maslow es una teoría psicológica que organiza  jerárquicamente las necesidades y motivaciones del ser humano. La pirámide está organizada en 5 niveles desde abajo hacia arriba. Primero se satisfacen las necesidades más básicas para luego ir cambiando a los siguientes tipos de necesidades.

¿Cómo funciona la pirámide?

En realidad la pirámide describe un orden de prioridades lógicas de tipos de necesidades. Primero cubrimos las necesidades más básicas, para poder después satisfacer otras necesidades más avanzadas en la jerarquía de la pirámide de Maslow.

Maslow clasifica las necesidades de las personas en 5 niveles:

  • Fisiológicas: Alimento, agua, temperatura adecuada, descanso, etc.
  • Seguridad: Un hogar, estabilidad en el puesto de trabajo, ausencia de dificultades económicas y acontecimientos imprevisto, estabilidad persona, etc.
  • Sociales: Necesidad de relacionarse, de quedar con amigos, de pertenecer a un grupo social, interacción, afecto, amor, etc.
  • Estima: Sentirse querido por los demás y por uno mismo (autoestima) y reconocimiento externo.
  • Autorrealización: Desarrollo del propio potencial para llegar a ser aquello que se es capaz de ser, superar obstáculos, alcanzar objetivos marcados, capacidad de superación.

La Pirámide de Maslow en las Empresas

En el ámbito empresarial se podría establecer un esquema similar que jerarquice las necesidades de pequeñas y medianas empresas. 5 niveles que las compañías deberán ir completando y satisfaciendo y en los que cada empresa debe encontrarse para buscar su último objetivo: la autorrealización que beneficie a trabajadores, propietarios, consumidores y, por qué no, al conjunto de la sociedad.

Por regla general, cuando una persona quiere trabajar, va a estar muy preocupada por recibir un salario. Pero no solo necesitará de su empresa una fuente de ingresos; la compañía debe proporcionar unas condiciones y un lugar para poder cumplir con el trabajo, como una oficina, o unas instalaciones para comer y/o descansar (necesidades fisiológicas).
 
Cuando estas primeras necesidades estén cubiertas, el trabajador se ocupará de asentarse y de disponer con su profesión de ciertos recursos fijos y de un ambiente laboral seguro y estable (seguridad). Por un lado, el empleado querrá acceder a una vida saludable; disponer, por ejemplo, de determinadas garantías en prevención de riesgos y seguridad laboral (acción preventiva, higiene, ergonomía…). Además, buscará y se mantendrá en su trabajo según la estabilidad financiera de la empresa, su consolidación en el sector y la confianza que transmita la gerencia hacia fuera – mercado – y hacia dentro -trabajadores-. El empleado, por tanto, orientará sus decisiones a encontrar desarrollos profesionales sólidos y que protejan sus intereses.
 
Una vez alcanzadas estos niveles básicos, el empleado va a querer satisfacer sus necesidades de afiliación. Las relaciones interpersonales en el trabajo son necesarias y efectivas. Si la empresa potencia la cooperación entre trabajadores, aumentará el rendimiento y generará un buen clima laboral. La comunicación a la hora de gestionar los planes de la empresa es importante; los empleados deben sentirse tenidos en cuenta para fomentar un sentimiento de pertenencia.
 
El empleado, posteriormente, desarrollará nuevas motivaciones y buscará ser exitoso en su trabajo, es decir: luchará por el reconocimiento de su labor. Si la empresa y sus compañeros reconocen el mérito de su trabajo, el trabajador aumentará su confianza. Tanto la imagen que tiene el resto como la que tiene él de sí mismo será positiva y reforzará su personalidad, llevándolo en una sola dirección posible: hacia el éxito.
 
En el último nivel a alcanzar, el de la autorrealización, el empleado querrá prosperar a nivel personal, y para ello debe ser un experto en lo que hace. Puede que necesite un trabajo difícil o un entorno menos supervisado en el que desarrollar su creatividad y gestionar los problemas a su manera. La empresa consciente de que el empleado puede promover y crear ideas para mejorar el negocio le proporcionará la situación adecuada, liberando el potencial del trabajador.
 
Es por esta razón que cada vez más organizaciones lo tienen claro: el trabajador optimista rinde más. Los empleados felices permanecen el doble de tiempo en sus tareas, tienen un 65% más de energía y su vinculación a la empresa es mayor, según un estudio del IOpener Institute de Oxford. Por eso aumentan las empresas que deciden medir su felicidad. Una tendencia incipiente –son una minoría todavía las compañías que invierten en ello-, pero que poco a poco va calando en la conciencia de las corporaciones.
 
Pero la mayoría de las empresas no están por la labor de generar un buen clima de trabajo. Tienes la creencia de que no está en sus manos, sino en la de los empleados y al hecho de que no son conscientes del impacto que tienen sus políticas, sus prácticas o sus estilos de dirección en el ambiente laboral.
 
Las consecuencias de la desmotivación en la empresa son muchas y diversas que dependerán de factores y circunstancias diferentes, pero es importante tener en cuenta que la desmotivación laboral es uno de los comportamientos más “tóxicos” para la salud de una empresa (junto con la mala comunicación).
 
La insatisfacción laboral tiene como consecuencia la pérdida de rendimiento de los trabajadores y descenso de la productividad de la empresa. La insatisfacción conduce a la desmotivación o falta de interés por el trabajo, lo cual puede llevar al empleado a la apatía, incumpliendo sus funciones habituales.
 
Por estos motivos las empresas deberían prestar atención a los principales paradigmas que Maslow expuso, y pensar en sus empleados como su principal activo, ofreciéndoles y facilitándoles las "escaleras" necesarias para poder ascender a los diferentes niveles de la pirámide de forma gradual.





2017 08 oct
Empresa / Artículos / Tener una visión global para tenerlo más fácil en el local. Editor: CREARMAS E+G

Cada año, cientos de empresas se ven obligadas a cerrar sus puertas. Miles de proyectos de emprendedores se frustran. ¿Motivos? Muchos y muy variados. Pero algo que muchos de estos proyectos frustrados tienen en común, es la ausencia de una visión global. Los profundos cambios que se están produciendo en el sector retail, dejan a las microempresas minoristas en una posición cada vez más difícil.

¿Pero, que es visión globlal? De forma genérica podemos entender que tener una visión global de las cosas es ante todo comprender una situación con una visión 360º y en 3 dimensiones. Tener una visión global es importante porque demuestra un nivel de madurez del profesional que la tiene, y asegura una toma de decisiones más certera.

Carecer de visión global es como caminar mirando hacia los pies, sin ver lo que se pone por delante y quedando a expensas de lo que el destino le depare al negocio, en lugar de dirigirlo, La visión end to end significa ser capaz de hacer en cada momento lo que hay que hacer y de saber el impacto que tendrá cada acción en los procesos , tanto por acción como por omisión. 

Por lo tanto, en la actualidad, una estrategia de relación global con el usuario o consumidor final se convierte en una ventaja competitiva para aquellos que le concedan la debida importancia. Para mejorar tus técnicas empresariales no necesitas saberlo todo, pero sí que hay algo sobre lo que se asienta el futuro de tu negocio y es tomar decisiones acertadas, lo que depende directamente de tu mentalidad empresarial.

Tienes que conocer el entorno en el que te mueves; los factores sociales, económicos, culturales, políticos, demográficos, etc., de la zona de influencia de tu negocio, para saber los aspectos que te afectan.

Además tienes que conocer a tu competencia y a tu no competencia, es decir, qué negocios tienes alrededor, que ofrecen, cómo trabajan, cuáles son competencia directa o indirecta, cuáles pueden ser complementarios o suponer un apoyo al tuyo. Cuanto más sepas de todo lo que sucede a tu alrededor (competidores, tendencias…), mayores serán las posibilidades de éxito.

Y, por supuesto, analizar tu empresa y conocer sus debilidades y fortalezas.

No es lo mismo darse a conocer, conseguir notoriedad, incentivar las ventas, fidelizar clientes o crear imagen de marca…

Por tanto, si no tienes claro lo que quieres conseguir con cada acción de comunicación, te resultará muy difícil elegir las herramientas, los canales y el mensaje adecuados.

 





2017 22 sep
Empresa / Artículos / Lovework. Si no eres feliz en el trabajo nunca podrás dar tu mejor versión como profesional Editor: CREARMAS E+G

Sobre el ‘Lovework’ se han editado un libro y un disco de música. Con los temas del CD se valora la forma de trabajar felíz, hacer bien y a gusto las cosas para que al final salgan bien. Con el libro vuelve la formación para los directivos, para los líderes y su relación con los subordinados, para aumentar la motivación o no estropearla.

En el caso del libro, se trata de establecer un ambiente en las instituciones para encontrar la felicidad en el trabajo. El libro de moda para la empresa, la solución a los problemas actuales de bajo liderazgo y baja motivación en el trabajo Creo, sinceramente, que éste uno de los grandes retos del tiempo que vivimos.

Por tanto, y voy a decir algo muy obvio, no se trata de felicidad en la empresa, sino de personas felices trabajando. Y trabajar felizmente pasa básicamente por dos cosas. En primer lugar, trabajar desde la responsabilidad personal y encontrando o poniendo sentido y ganas a lo que estamos haciendo. Salir motivados de casa.

Cada vez más organizaciones lo tienen claro: el trabajador optimista rinde más. Los empleados felices permanecen el doble de tiempo en sus tareas, tienen un 65% más de energía y su vinculación a la empresa es mayor. Por eso aumentan las empresas que deciden medir su felicidad. Una tendencia incipiente –son una minoría todavía las compañías que invierten en ello-, pero que poco a poco va calando en la conciencia de las corporaciones.

Pero ahora, la insatisfacción y la falta de oportunidades marcan nuestro mercado laboral, convirtiendo a un gran número de trabajadores en “trabajadores zombies”, que van a trabajar como consecuencia de una rutina que los consume inexorablemente, y ven mermada su capacidad de disfrute por el desgaste a que están sometidos en sus puestos de trabajo, fruto de la insatisfacción que les provocan sus condiciones laborales. Como estas personas no detectan posibilidades reales de marchar de la empresa, no les queda otra que aguantar en su trabajo, aunque se declaren infelices y desmotivados.

Y de esta forma, el rendimiento, y por ende la productividad de la empresa baja. De hecho, casi cuatro de cada diez trabajadores del mercado laboral español estaría dispuesto a percibir un sueldo menor a cambio de mayor felicidad, a pesar de que todos ellos valoran recibir un pago justo por su trabajo.

Por eso cada organización debe esforzarse por crear un excelente clima, en donde el empleado sienta automotivación y se esfuerce por mejorar su trabajo y sus deseos de hacer las cosas bien. 

Darlo todo por el trabajo es fácil si lo que das es lo que recibe un equipo de personas fantástico que valora y aprecia lo que estás haciendo. Así, casi cualquiera es feliz con el trabajo. Sin darle muchas más vueltas, se nota a la legua quién es feliz trabajando y quién no. Se nota a la hora de implicarte en el día a día, cuando resuelves tal o cual tarea que incluso no te compete, o bien ofreciéndote para resolver dudas de los compañeros, cuestiones pendientes, lo que sea. La felicidad en el trabajo se nota.

"Un trabajador feliz es amable, sabe trabajar en equipo y antepone los intereses de los compañeros a los suyos."

 




Buscador Textual

Buscar en conocimiento:
Buscar

Suscripción

Recibe en tu mail todas las actualizacions de artículos Introduce aquí tu e-mail: Suscríbete
El Decálogo CREARMAS, el vademecum de la creación de valor personal y profesional