2018 28 oct
Empresa / Artículos / La búsqueda de oportunidades viene motivada por una cultura de menos miedos Editor: CREARMAS E+G

A pesar de que la inquietud emprendedora todavía representa un movimiento reducido en la enseñanza media, en la universidad y en la sociedad en general, el interés por el fenómeno del emprendimiento y de la creación de empresas va creciendo. Cada vez se valoran más las iniciativas empresariales, entre ellas el autoempleo, como un factor clave en la creación de empleo, en la mejora de la competitividad y del crecimiento económico del país.

Se dice que para detectar oportunidades de mercado se debe siempre actuar con astucia, pero para detectarlas debemos saber que somos capaces de aprovecharlas en el tiempo y lugar preciso. Si los empresarios no están preparados para tomar riesgos y tener una actitud proactiva de nada les servirá el detectar oportunidades de hacer negocios.

Es necesario conocer quiénes son las personas que se encuentran detrás de la idea de emprender y cuáles son las características o cualidades que los llevan, a partir de una necesidad u oportunidad, a desarrollar una idea de negocio atreviéndose a asumir riesgos para volverla realidad. Allí donde otra persona ve un problema, el emprendedor ve una solución, la oportunidad de arriesgarse para obtener beneficios

Aunque existan estereotipos de lo que es un emprendedor, y muchos suelan asociarlos con características específicas como ser “rico, joven y universitario”, en realidad es "peligroso" hablar de estereotipos en este caso. Lo que,es claro que lo que en definitiva se necesita es coraje y convicción aunque, a su vez, el factor de la buena actitud es clave en el éxito

Tal vez porque la actitud emprendedora necesita potencial y entusiasmo más que dinero, encontramos en ese tipo de actitudes valientes la motivación extra para detectar nuevas oportunidades.

Y es que el miedo sólo contribuye a estancar a las personas y entre las muchas cosas que también hace el miedo es dejar pasar las oportunidades que se nos presentan. Aprovechar una situación, emprender un negocio, hacer un viaje, cambiar de trabajo, relacionarse con otras personas, cambiar de rutina, son sólo algunas de las oportunidades que dejamos pasar por miedo.

¿Miedos, temores, pensamientos negativos, autocrítica constante, pesimismo? Todas esas pueden ser razones por las cuales las personas dejan pasar las oportunidades. Han crecido y se han alimentado de pura negatividad, nunca ven el vaso medio lleno, siempre lo ven medio vacío. Todo eso que una persona tiene dentro, se refleja en la realidad. Si por dentro se tiene cosas buenas y útiles, en la realidad será así. Si por dentro se tiene cosas que estancan o arrastran hacia abajo, así también será la realidad. Entonces, ¿no sería más conveniente que dentro de cada uno haya cosas buenas para tener eso mismo reflejado en la realidad? Suena interesante, suena bonito pero es un trabajo que día a día debe hacerse y sembrar poco a poco pensamientos positivos, actitudes positivas, optimismo, entusiasmo, motivación, para que se pueda cosechar eso mismo.

Ante cualquier oportunidad que se presente, hagámoslo. No se debe permitir que miedos infundados gobiernen nuestras vidas y hagan de nosotros alguien que no somos. Todas las personas tienen dentro de sí mismos una gran potencialidad, que muchas veces la desconocemos. Está dentro de uno, hay que dejarla salir. Sólo es cuestión de intentarlo y poco a poco las cosas se irán dando. Todo depende de cada uno.

Siempre para adelante.




Buscador Textual

Buscar en conocimiento:
Buscar
El Decálogo CREARMAS, el vademecum de la creación de valor personal y profesional