2018 12 oct
Empresa / Artículos / La generación X debe adaptarse a los millenials si quiere sobrevivir profesionalmente Editor: CREARMAS E+G

En los años sesenta, el 77 % de las mujeres y el 65 % de los hombres que en ese momento tenía treinta años habían terminado los estudios, estaban casados, tenían un hijo, era independientes económicamente y vivían fuera de casa. En el año 2010, solo el 13% de las mujeres y el 10% de los hombres de 30 años habían conseguido estos cinco objetivos. Los tiempos cambian y las generaciones también; ahora, los millennial son generación Y, nacidos entre 1980 y 2000, son líderes en influencia social, en formación académica y tienen un mayor poder adquisitivo en comparación con sus antecesores. Representan una revolución en todos los ámbitos y niveles, pero son escépticos respecto a todo lo que está encorsetado en el pasado, a todo lo que, hasta ahora, la generación X (1970-1985) ha sacado adelante.

Dos generaciones que viven y conviven. A día de hoy, los que pertenecen a la generación X son una población de doce millones de personas, y los millennials ya superan la cifra de nueve millones de personas. Se calcula que la potencia productiva y de consumo de esta generación es, sólo en Estados Unidos, de 33.000 millones de euros. Y según algunos estudios, el año 2020 representarán el 50% de la fuerza laboral del mundo y habrán llegado a la madurez profesional. Pero ¿quiénes son los millennials y cuáles son las diferencias que los separan de la generación X?

Los millennials son la generación más formada desde una óptica histórica. Son «nativos digitales, piensan en clave digital y están “sobreeducados”». En el ámbito profesional, «son exigentes, impacientes y ambiciosos y, para algunos, arrogantes». A diferencia de sus antecesores, la generación X, no buscan la seguridad laboral ni la reputación, «ni tienen estructuras jerárquicas verticales; son individuos que trabajan de forma transversal». La generación X es más corporativistael 30 % de los adultos son miembros activos de organizaciones profesionales, de negocios o sindicatos, y se los caracteriza como «cínicos, liberales y autosuficientes».

Ante esta situación y si los primeros (los X) quieren sobrevivir en su puesto de trabajo y/o trabajar junto a los segundos (los Millenials) no cabe otra solución que adaptarse. El desafío, es lograr que generaciones tan diferentes no sólo convivan en una misma organización u empresa sino que además se entiendan. Y para ello el primer paso es conocerse, saber cuáles son sus claves y también sus expectativas vitales y profesionales. Quienes no trabajen por la confluencia de generaciones, dejarán de ser competitivos.

Es una realidad que el manejo generacional en las organizaciones hoy en día se ha convertido en un reto para muchos. Manejar las diferencias de filosofía, formas de pensamiento y formas de trabajo de cada generación han resultado ser un motivador de cambio, aceptación e innovación en la gestión empresarial.

No hace muchos años, cuando los trabajadores de más edad eran los jefes y los ejecutivos más jóvenes hacían lo que se les ordenaba, las directivas no se discutían. Eran las reglas. Pero ahora las normas se reescriben a diario. Las diferencias generacionales están afectando todas las dimensiones de la gestión: desde la comunicación, el reclutamiento, la motivación y retención de empleados, hasta la manera de lidiar con el cambio.

Ahora, los ejecutivos más jóvenes no se dejan impresionar por el estatus ni por los ascensos. Dirigir una compañía no tiene prestigio si el precio a pagar es vivir dedicado al trabajo. Una vez más, las empresas tienen que adaptarse y crear sistemas de compensación y beneficios personalizados. Dado que las generaciones más jóvenes prefieren una cultura que mide el desempeño a otra que prioriza la antigüedad, las variables de corto plazo deben tener más peso que las de largo plazo.

Las empresas que se aventuren a un conocimiento profundo de su fuerza laboral e integren las diferencias a la gestión, probablemente se sorprendan al descubrir lo enriquecedora que puede ser la diversidad.




Buscador Textual

Buscar en conocimiento:
Buscar
El Decálogo CREARMAS, el vademecum de la creación de valor personal y profesional