2018 13 may
Gastronomía / Artículos Cuando la gastronomía se convierte en un ocio Editor: CREARMAS E+G

Puede parecer una barbaridad lo que ahora voy a exponer, pero igual que hay gente que paga muchísimo por un cuadro para mí lo que se come en ciertos lugares es como una obra de arte. Y a la búsqueda de ese arte dedico parte de mi tiempo, haciendo de la gastronomía y todo lo que le rodea una de mis pasiones.

Por un lado, conocer nuevos restaurantes de una ciudad, probar  platos extravagantes, hacer recetas diferentes, asistir a inauguraciones de locales alternativos… Dedicarme a conocer todo lo relacionado con el buen yantar, los nuevos locales, y las tendencias culinarias que llegan de otros lares. 

Por otro lado, descubrir esa panadería que hornea la mejor baguette de la ciudad, la pastelería que elabora la nata más sabrosa o la cantidad exacta y recomendada de curry para cocinar un buen pollo tikka masala... son ejemplos de opciones que nos pueden proporcionar momentos únicos durante un día.

Como véis, esta devoción por la cocina y todo lo que le rodea no tiene porque ser sinónimo de frivolidad y superficialidad. Hay mil maneras (y presupuestos) para disfrutar de la gastronomía

Soy de los que piensa que aquella persona que no pueda disfrutar de una buena comida, nunca podrá disfrutar la vida. Y es que no hay nada como el exquisito sabor de nuestra receta de comida favorita, la cual en ciertos momentos puede darnos la vida, más aún si estamos hambrientos, o nuestro estado de ánimo está algo decaído ese día. Y es que está más que demostrado que la comida produce una sensación parecida a la felicidad, la cual está camuflada en la satisfacción de sentirnos satisfechos por dentro. 

La gastronomía siempre ha formado parte de la filosofía de vida mediterránea. Pero en los últimos años esta tendencia de ocio gastronómico se ha convertido en toda una moda.

Salir con los amigos de tapas o con la familia o la pareja a cenar es algo que hacemos en nuestro día a día, pero la tendencia actual que existe por la cultura gastronómica va más allá. El interés por la cocina y el buen comer ha aumentado en los últimos años y muchos son los que se deciden por esta opción para pasar sus ratos de ocio.

Puestos a disfrutar, la gastronomía es uno de los mejores medios para hacerlo, pues te hace gozar con los cinco sentidos, incluso antes de estar delante de la mesa.

Hoy en día no solo nos gusta salir a comer en buena compañía sino que estamos interesados en conocer la elaboración de los platos, probar las recetas de la cocina más tradicional, la procedencia de los alimentos o descubrir la ciudad de donde son típicos algunos productos.

Me gusta pensar que las personas como yo somos amantes de la cultura de la buena comida. Personas que creen que la cultura culinaria es parte importante en la historia de la ciudad y el estilo de vida del país. En mi caso, diría que la característica que mejor me define como amante de la gastronomía es una viva curiosidad, por hallar auténticos y originales sabores. Un deseo por coleccionar recuerdos de todo aquello que pruebo y huelo y un profundo respeto por los cocineros que preparan platos con legítimo amor.

La comida y el comer no empiezan ni en la mesa ni en los fogones, son parte de la vida entera




Buscador Textual

Buscar en conocimiento:
Buscar

Suscripción

Recibe en tu mail todas las actualizacions de artículos Introduce aquí tu e-mail: Suscríbete
El Decálogo CREARMAS, el vademecum de la creación de valor personal y profesional