2017 11 nov
Gastronomía / Artículos Delicious food at home Editor: CREARMAS E+G

El concepto no es nuevo. Pero la idea continúa siendo encantadora. Un delantal, los mejores ingredientes, la mejor compañia, el entorno del HOGAR y las ganas de cocinar  bastan para darle rienda suelta a una velada nocturna. 

Hemos descubierto que una mesa bien servida es la mejor forma de conocer nuestra casa. Y también la de su gente, aquella que la habita.

Y es que el plan de salir a cenar o tomar copas ha ido relajándose hasta el punto de cambiarlo por quedarnos en casa, acompañados por un reducido grupo de amigos en el mejor de los casos, solos o con nuestra pareja en una variante aún más tranquila. Y es que, aún siendo un país en el que nos gusta disfrutar en la calle, parece que quedarse en casa se ha convertido en el nuevo salir. 

¿Cómo es posible? Quizás esta no sea la pregunta adecuada, quizás lo razonable sería preguntarse ¿y cómo no hacerlo? Los servicios de comida a domicilio ofrecen mucha más variedad y calidad en sus ofertas y te lo ponen realmente fácil, el arte del gin tonic está tan extendido que puedes prepararte un cóctel magnífico tu mismo y las plataformas de películas y series en streaming, como Netflix y HBO, ponen a nuestra disposición estrenos y clásicos que hacen que ir al cine a ver el último blockbuster no sea tan necesario. Y si hay necesidad de socializar con otras personas, siempre puedes tirar de redes sociales como Instagram, Facebook y Twitter, servicios de mensajería como Whatsapp o apps para ligar como Tinder. Comida, ocio, amistad y romance están servidos. Todo eso que se antiguamente se buscaba fuera, podemos satisfacerlo en casa y además, la mayoría de las veces, lo podemos hacer en pijama. ¿Qué más se puede pedir?

Es cierto que no se puede cuantificar el número de personas que deciden quedarse en casa, pero nuestra forma de comunicarnos puede ser un reflejo de nuestras costumbres y cada vez son más los memes que circulan entorno a conceptos como stay cozy que pueden traducirse como nuestro mítico "sofá, malta y peli". Ya no ocultamos nuestro deseo de de permanecer calentitos, resguardados, alimentados y entretenidos en el interior de nuestros hogares, para huir del ruido del mundo exterior que parece que cada vez nos causa más estrés. Es más, presumimos de nuestra hibernación con orgullo, –especialmente los daneses y su hyggetan a la orden del día– sobre todo ahora que estamos en invierno y que salir a la calle apetece más bien poco. 

Pero no se trata de ninguna locura millenial, sino más bien de una herramienta de supervivencia. Como respuesta a la velocidad a la que nos vemos obligados a actuar durante nuestra jornada laboral, pisar el freno y descansar en casa es una opción que hoy en día nos parece mucho más atractiva. Y tiene más ventajas.

  • Comerás lo que te agrada, pues claramente, tu elegirás los platos y los ingredientes de los mismos, ajustando siempre tu elección a tus preferencias y gustos personales.
  • Sabrás verdaderamente lo que comes, ya que tu mismo elaborarás la comida y sabrás qué hay dentro de ella, algo que muchas veces no ocurre cuando comemos comida comprada, precocinada o simplemente, realizamos todas las ingestas fuera de casa. Esto es algo que también puede ayudarte a cuidar tu línea, pues podrás saber si tu plato tiene excesiva grasa, azúcar u otros componentes perjudiciales para tu dieta.
  • Ahorrarás dinero, porque claramente siempre es más económico comprar los ingredientes y cocinar en casa que obtener la comida lista para consumir o que sentarnos en un restaurante a ordenar y que nos sirvan nuestra comida.
  • Quemarás algunas calorías al momento de cocinar, sobre todo, si eres de los más osados y se anima a amasar, batir o picar grandes cantidades de ingredientes, pues los movimientos de tus brazos y la caminata dentro de tu cocina sin duda representará una actividad física más en tu día.
  • Te relajarás, pues cocinar también ayuda a concentrar tu mente en otra cosa, a olvidar las tensiones de la jornada aunque sea por unos minutos y ello, puede ser de ayuda para que al momento de comer, disfrutes tu plato y puedas controlar cuánto y cómo ingieres los alimentos.
  • Compartirás un espacio más con tus seres queridos, ya sea amigos, familia, novia u otros, pues podrás elaborar junto a ellos un plato que después, tendrá mejor sabor y toda la carga emocional que la tarea compartida sumará al mismo.

Sí, esto de quedarse en casa parece que se está convirtiendo en el plan perfecto!!




Buscador Textual

Buscar en conocimiento:
Buscar

Suscripción

Recibe en tu mail todas las actualizacions de artículos Introduce aquí tu e-mail: Suscríbete
El Decálogo CREARMAS, el vademecum de la creación de valor personal y profesional