2014 09 sep
Gastronomía / Productos Helados + innovación en casa Editor: CREARMAS E+G
 

¿Helados? ¡Por supuesto! Y ahora más que nunca pues durante la temporada de verano parece que apetecen más, debido, por supuesto, a las altas temperaturas, aunque nosotros somos partidarios de comerlos durante todo el año. El helado puede ser una merienda adecuada o incluso parte de una comida o una cena, así como un tentempié. Un tentempié más que delicioso pues los hay de tantos sabores que nunca nos podremos cansar de ellos y menos hoy en día, que la innovación también ha llegado a los helados, y los podemos encontrar con toppings de lo más diferentes y atrevidos ¡qué bien! Se nota que nos gustan, ¿eh? Pues en este artículo les proponemos a todos aquellos que les gusten los helados tanto como a nosotros que innoven con ellos, nada más y nada menos que en casa. Pues que mejor lugar para dejar volar la imaginación que en casa, en nuestro hogar, en el lugar donde más cómodos y relajados nos sentimos y donde tenemos nuestros pequeños momentos en los que nos podemos convertir en grandes creadores de helados. Veamos cómo.

 

Antes de nada, vamos a conocer un poco mejor a nuestro protagonista de hoy. El helado hace muchos años que existe aunque su origen es incierto pues el concepto del producto ha sufrido modificaciones inducidas por los avances tecnológicos, la generalización de su consumo y las exigencias de los consumidores. Los helados se elaboran a partir de la congelación de la mezcla de varios ingredientes pero en función del tipo y la cantidad de dichos ingredientes tendremos diferentes tipos de helados. A grosso modo podemos diferenciar dos grandes grupos, los helados de base láctea, como los helados crema o los helados de leche y los helados de base acuosa, como los sorbetes o los helados de agua. El valor nutritivo de ambos grupos es distinto pero si se consumen de forma correcta pueden ser integrados perfectamente en nuestra dieta. Y es que no hay alimentos “buenos o malos” sino dietas equilibradas o desequilibradas. Así que el helado es un placer que nos podemos permitir siempre y cuando nos decantemos por una dieta equilibrada.

 

Esperamos que con esta aclaración animemos a aquellos indecisos o aquellos que sientan remordimientos cada vez que coman helados, a ponerse manos a la obra. Pero con este artículo no pretendemos que los lectores cojan un gran antojo de helado sino que innoven con ellos en casa. Para ello, primero de todo, tenemos que despejar la mente y dejar fluir la creatividad, la cual, muchas veces en nuestro día a día, la censuramos o no le dejamos rienda suelta. No pretendemos, por eso, que dediquen gran cantidad de tiempo a elaborar helados desde cero sino que cojan un helado estándar y hagan un postre con creatividad propia. Cualquiera vale para dar rienda suelta a la imaginación pero eso sí que estén elaborados con buenas materias primas, pues a la calidad no tenemos que renunciar nunca. Por ello les recomendamos que partan de helados artesanales pues se elaboran en pequeñas fábricas, básicamente con procedimientos manuales. Además en su elaboración se emplean únicamente productos frescos y no se utilizan, a diferencia de los helados industriales, saborizantes artificiales, colorantes ni conservantes. También tienen mucho menos aire incorporado y un aspecto muy cremoso. Su precio es evidentemente algo mayor pero como decimos siempre nosotros, la salud no tiene precio.

Pues bien como les íbamos diciendo, cojan un buen helado ya sea ecológico, argentino, italiano, catalán, mexicano, da lo mismo mientras sea de calidad y artesanal. A partir de allí la innovación de la que les hablábamos tiene que ver con los toppings, que, como bien sabéis, es una palabra inglesa que se usa para designar a los ingredientes que se utilizan para cubrir los helados. Crearmas les sugerimos que no tengan miedo con los contrastes de sabor pues a veces pueden descubrir auténticas delicias. Así que abran la despensa y que empiecen las pruebas. Helado con aceite, sal, cereales, pipas, ralladura de limón, chocolate caliente, nueces, ralladura de parmesano, cualquier ingrediente es bueno si se sabe combinar bien. Les animamos a descubrir un nuevo mundo de sabores, y lo más importante, creados por vosotros mismos. ¡Arriba los helados y arriba la innovación en casa!




Buscador Textual

Buscar en conocimiento:
Buscar

Suscripción

Recibe en tu mail todas las actualizacions de artículos Introduce aquí tu e-mail: Suscríbete
El Decálogo CREARMAS, el vademecum de la creación de valor personal y profesional