2018 16 jun
Gastronomía / Tiendas Camarasa Formatges Editor: CREARMAS E+G

Estamos en Barcelona, exactamente la calle Santaló, 157 y nos encontramos con un quesería desde hace 33 años, .....su nombre “Camarasa quesos y vinos” 

La familia Taribó Lineros, madre e hija, con más de 40 años de experiencia, conocimiento y amor por los quesos, buscan por todas partes quesos artesanos y de autor, aquellos de los origenes más conocidos pero de los productores más comprometidos o los que han pasado por las manos de los mejores afinadores de Francia, Suiza o Italia.

¿Y que encontramos? 

Ofrecen más de 300 quesos europeos a lo largo de todo el año, y por cada estación seleccionan el más dé cuenta por el tiempo del momento.

Disponen de una extensa gama de los mejores embutidos nacionales, que van desde los ibéricos hasta los tradicionalmente catalanes, además de una extensa oferta de embutidos importados, si quieres una paletilla ibérica o un poco de joselito también encontrarás.

En Camarasa también encontrarás de todo el que necesites para completar tu mesa: desde aceite de oliva hasta galletas para acompañar el café o el té.

Ofrecen una amplia selección de conservas, legumbres, aceites, vinagres, salsas, galletas, chocolate, salmón, foie y todo el necesario para hacer de tus comidas una auténtica explosión de sensaciones.

Ya te lo digo ahora que yo lo haré, ¿y tú?





2018 13 may
Gastronomía / Tiendas Escribà. Illa Diagonal Editor: CREARMAS E+G
 

La pastelería de Christian Ecribà en el centro comercial L’Illa Diagonal de Barcelona, es uno de los tres establecimientos de los que dispone en la ciudad condal. Se trata de un espacio con degustación, donde se pueden encontrar una selección de las mejores creaciones del universo Escribà: macarrones, carrot cake, bizcochos de chocolate con gelée de frambuesas y el pastel L’Illa, un crujiente de avellanas caramelizadas con chocolate con leche y toffee, creado especialmente para este proyecto.

Bajo la dirección de Patricia Schmidt, una de las mejores pasteleras del mundo en decoración de pasteles y, además, esposa de Escribà, el establecimiento de L’Illa apuesta claramente por la personalización, ofreciendo pasteles que se pueden diseñas a gusto del consumidor. Así, al entrar en la pastelería el cliente podrá ver multitud de ejemplos de creaciones con fondant y otras elaboraciones y decidir cómo quiere que sea su pastel.

Situado en la zona del mercado del centro comercial, se trata de un espacio moderno, luminoso, elegante y blanco, donde el color lo ponen los pasteles. El local cuenta con una terraza para degustar pasteles, cafés, chocolates y también una buena carta de tés.

Una pastelería artesanal nacida hace más de cien años que se moderniza y se instala en un centro comercial de referencia pero que continúa con la misma filosofía: seguir sorprendiendo, emocionando y creando momentos de felicidad. Con este nuevo establecimiento, Escribà sigue con su objetivo de crecer dentro de la ciudad y llegar a una zona que no alcanzaba con sus pastelerías de  Gran Vía, la primera pastelería creada por su bisabuelo Mateu Serra en 1906, y Ramblas, inaugurada en 1986.






2018 25 mar
Gastronomía / Tiendas Perello. Mercat del Ninot Editor: CREARMAS E+G

Perelló 1898 es una empresa centenaria que ha sabido adaptarse a los tiempos. Hace unos meses que se reabrió el Mercat del Ninot después de su remodelación. Está claro que algunos de los mercados de Barcelona debían lavarse la cara, por dentro y por fuera. Y no solo por una cuestión de mantenimiento, necesario sin lugar a dudas, sino tambien por una cuestión de renovación de oferta, de modernización, de adaptación a las nuevas exigencias del público, que ha evolucionado hacia otras necesidades derivadas del nuevo ritmo de vida.

El  resultado es espléndido: espacio, luz, grandes paradas con producto de primera bien expuesto, toques de diseño y modernidad y, cómo no, buenas barras de degustación. Porque hoy en día un mercado grande y modernizado no puede existir sin una buena oferta de cocina. No es necesario que se conviertan en parques temáticos para gourmets y foodies de paso,  como el de San Miguel en Madrid, pero sí que alberguen cocinas que pongan en ebullición aquello que el comprador tiene ante sus ojos. La sola idea de que el producto vivito y coleando saltará de la parada a la plancha, que alguien será capaz de ofrecer un guiso a primera hora de la mañana con alguno de los manjares que entraron por la puerta al amanecer es la forma más rápida de hacer salivar a un comensal  ya de por sí motivado, desbordado, casi, por la profusión de estímulos, hambriento a golpe de visión. 

Los paradistas deben sacar provecho a esta situación, que si no es la ideal, es la real. Por eso algunos de ellos han aprovechado esta reforma del Mercat del Ninot para ponerse al día como es el caso de Perelló Bacallaners 1898.

Si llevan más de cien años dedicados al bacalao, algo sabrán digo yo. Algo no, mucho. Seguro que la sabiduría que les habrán aportado todo este tiempo será incalculable y habrá sido heredada por las generaciones que han ido llegando y han continuado con este negocio, que ya son cuatro. Todo empezó a finales del siglo  XIX, cuando Enriqueta Serra Cristòfil y Emili Perelló Tobella empezaron con el bacalao, las olivas y las legumbres. Ahora, después de todos estos años de vivencias, crisis, apogeos y demás, el negocio está en manos de Ricard y David Perelló Mauri.

Hasta ahora tenían varias paradas de bacalao en el Mercat del Ninot (¿bacaladerias?) y las siguen teniendo, ahora mucho más grande. De hecho son varias paradas en una, lo que la hace muy visible. Con el diseño de Sandra Tarruella, diferencian varias zonas dependiendo del producto: cocinados para llevar, bacalao desalado, bacalao seco, Olivas y conservas, anchoas y Gildas variadas y la zona de degustación.

Y ahí llega la parada obligatoria. Se pone en práctica el nuevo modelo del que os hablábamos, sugiriéndonos algunas recetas con bacalao que quizás no teníamos en mente sin dejar de lado la cocina tradicional, tan rica y tan nuestra. Bien hecho.
 
La idea está concebida para tomar un tentempié, hacer un vermut o incluso una comida rápida, pues algunas proposiciones de su carta, son platos bien completos. Una carta que hoy por hoy aún está evolucionando y que será flexible a los gustos del público y a las posibles nuevas creaciones que llevará a cabo Guada Reig, que ha pasado por cocinas como la de Ca la Nuri o Fermí Puig y será la cocinera encargada de sacarle todo el jugo al bacalao y a otros productos que están en su parada.
 
Un planazo para pasar horas dando vueltas y reponiendo fuerzas en el Mercat del Ninot. Seguro que salimos con el estómago lleno y cargados de bolsas de Perelló Bacallaners.
























2018 16 feb
Gastronomía / Tiendas 12 graus Editor: CREARMAS E+G

El aroma que desprenden los quesos de la quesería 12 Graus es tan potente que transporta e invita a los clientes a contar todo tipo de historias. Desde juventudes vividas en Suiza, aderezadas con brie y gruyere, hasta rememorar reuniones familiares acompañadas de queso de cabra con higos. Y es que esta nueva quesería ofrece el clima ideal para este tipo de confidencias y también para sus quesos, puesto que mantiene una temperatura constante de 12 grados, los necesarios para conservar de forma óptima los quesos. Así pues, sin neveras, y sin escaparates, el queso está en primer plano convirtiéndose en el protagonista más cercano y más deseado por el espectador.

Los directores de este negocio son Marc Martínez y Pere Pujol. Amigos desde la infancia y de profesiones tan dispares como trabajador social, y profesor de instituto, ambos decidieron dar un giro a sus vidas para hacer cuajar este negocio. El primero en dar el salto fue Pere, que, aprovechando el negocio familiar, una explotación ganadera en la Cerdaña, se formó en Francia y Cantabria para volver a los orígenes y crear sus propios quesos con los remanentes de leche. Así nació Molí de Ger, una premiada firma de quesos artesanales elaborados a partir de leche cruda, sal y fermentos, que no incluye ningún tipo de aditivo, conservante, o colorante. Tiempo más tarde, llegó el momento de Marc, que tras catorce años como educador social decidió cambiar de rumbo, capitalizar el paro y montar, junto a su amigo Pere, la que-sería, su primera tienda de quesos de autor en Barcelona.

En 12 Graus, el queso te entra por los sentidos. Olfato, vista, tacto y sabor. No hay barreras entre cliente y producto. Para Marc, "es importante que el cliente pruebe lo que se va a llevar" y ofrece por ello gustosos “recorridos sentimentales” mediante la degustación de sus productos. La idea es acercar la cultura del queso a la gente, una cultura que ha sido rescatada gracias a los nuevos movimientos neorrurales que han decidido retomar, con creatividad y sensibilidad, una tradición que había perdido su fuelle en Cataluña.

En la tienda conviven más de 50 tipos de quesos escogidos minuciosamente por sus fundadores. Para ellos, no sólo es importante que el proceso de elaboración de cada uno sea respetuoso y artesanal, también miran las personas y la motivación que hay detrás de cada pequeño productor. La mayoría de las referencias son de proximidad, pero también hay lugar para nacionales e internacionales. A la pregunta de con qué queso te quedas Marc no se moja: “Hay un queso para cada ocasión y para cada persona”

 





2018 20 ene
Gastronomía / Tiendas Vila Viniteca Illa Diagonal Editor: CREARMAS E+G

Vila Viniteca en la Illa Diagonal es una abrumadora exhibición de embutidos, quesos y vinos. Tal vez la más poderosa exhibición de estos tres productos en el upper Diagonal, con una presentación, una selección y un personal dignos de una tienda gastronómica de primer nivel mundial.

Todo es extraordinario sin ser carísimo. La calidad es insuperable pero comprensible para cualquier cliente, sobre todo gracias a la amabilidad de unos dependientes que saben lo que venden y cómo explicarlo.

Una tienda abierta y espaciosa donde predominan los vinos que se ubican nada más entrar, pero que sirven de preámbulo y entrada a lo que veremos al final de este espacio: un muro inmenso de grandes piezas de queso madurando y una vitrina abierta con más de 150 referencias queseras, franqueada por otros dos murales frigoríficos con las especialidades lácteas y gastronómicas más delicadas y perecederas.

Y, a media tienda, con un bufet alargado donde se cortan y sirven una amplia gama de jamones y paletillas ibéricas así como chacinas de todo tipo.

Un festival de luz sobre una decoración blanca y diáfana que invita a pasear y deleitarse con una apabullante oferta gastronómica. 

Un proyecto pensado y diseñado durante este año 2017 que acaba de abrir sus puertas y que tendrá un gran éxito.

En definitiva, un escaparate rebosante de bocados de lujo, hay que tomar una cierta distancia, tanto si el placer va a ser personal, como si se trata de provocar en otros el deseo de un mordisco o un trago memorable a partir de la elegancia de un regalo.





2018 05 ene
Gastronomía / Tiendas Le Bec-Fin Editor: CREARMAS E+G

Le Bec-Fin, es una pastelería francesa situada en el barrio de Salamanca basada en la repostería artesanal y ahora en Navidad presenta una colección de dulces típicos. 

Una cocinera orensana está detrás de este obrador especializado en pastelería francesa, ubicado en el barrio de Salamanca. Le Bec-Fin se autodefine como "pastelería y cafetería gourmet" o "boutique joyería de la repostería". Este negocio madrileño es el proyecto abierto a finales del pasado septiembre por Mercedes Liñero, fundadora de Le Bec-Fin y chef procedente de una familia ligada al sector de la pastelería (de hecho, María y Mayte Liñero también están implicadas en el proyecto).

Formada en Francia, en escuelas de referencia, incluidos Lenôtre o Bellouet Conseil, Liñero ha tratado de replicar los valores, la filosofía y el concepto de negocio de las pastelerías francesas en su obrador, donde cuenta con profesionales en su equipo como Pedro Bas, maestro confitero que se ha formado en restaurantes de cocineros como el galo Alain Ducasse y el madrileño Rodrigo de la Calle.

En Le Bec-Fin, Liñero propone un surtido de pastelería dulce y salada, que se puede comprar o disfrutar in situ con un buen café. Su oferta se basa en "una elaboración artesanal, respetando las técnicas tradicionales que evocan nuestros mejores recuerdos de la infancia. A su vez, se implementan nuevas y complejas técnicas que nos permiten innovar en formas y en texturas deliciosas como metáfora de un mañana esperanzador", definen en Le Bec-Fin, que toma su nombre de la forma de "designar en francés a las personas que tienen un gusto refinado, aquellas que aprecian los productos delicatessen, elaborados con especial delicadeza y que no dejan indiferente a quienes los prueban".





2017 22 dic
Gastronomía / Tiendas Elisa formatgeria boqueria Editor: CREARMAS E+G

La Formatgeria Elisa, es la tienda que da nombre al sabor de los quesos en Barcelona. Abrió sus puertas en 1946, año en el que Neus, madre de Elisa, adquiere un puesto en el Mercado de la Boqueria donde, desde entonces, hacemos las delicias de los paladares más exigentes.

Es el puesto ideal para los amantes del queso y no por casualidad, ya que ofrece una variación de más de 200 tipos de queso diferentes. Pero no siempre ha sido así. Elisa Giménez, propietaria del establecimiento, aún recuerda cuando empezó hace 45 años e iba a los pórticos del mercado a buscar hielo para mantener los cuatro quesos que tenían en la tienda de su madre, porque aún no existían los expositores refrigerados.

Hace quince años su hijo Albert, tercera generación, empezó a ayudarla y ahora es pieza importante del negocio, porque continuamente está investigando nuevas adquisiciones y es, junto con Elisa, quien aconseja a los clientes sobre los maridajes más adecuados para cada queso o las recetas que pueden prepararse con ellos.





2017 24 nov
Gastronomía / Tiendas Starbucks Reserve Editor: CREARMAS E+G

Starbucks trae por primera vez a España Reserve, una experiencia  nueva y exclusiva que ofrece a los clientes una colección de cafés arábicos únicos, entre los más exóticos del mundo. Pequeños lotes tostados cuidadosamente en Starbucks Reserve® Roastery & Tasting Room en Seattle y que sólo están disponibles en tiendas seleccionadas y en ediciones limitadas. Con este café exclusivo, llegan también tres nuevas formas de prepararlo y degustarlo que elevarán la experiencia de los amantes de esta bebida.

La excepcionalidad del café Reserve es reflejo de la dedicación y pasión que Starbucks tiene por el café, gracias a un gran equipo que recorre el mundo para descubrir los pequeños lotes de café más exclusivos. 

Un café exclusivo en un entorno único

El mejor café requiere de un ambiente excepcional para disfrutarlo. Para ello, Starbucks ha transformando su emblemática tienda Beatriz en la calle Ortega y Gasset 29, en pleno Barrio de Salamanca, donde además de la mítica tienda Starbucks, se ubica ahora el nuevo espacio Reserve.

El uso de materiales naturales y sostenibles como el mármol, la madera de roble, el acero en bruto o los suelos continuos de granito, reflejan la esencia de Starbucks basada en la sobriedad y en la elegancia natural de la tierra. Coronando este diseño, sinuosas lamas de madera dibujan en el techo la huella helicoidal que se forma al rastrillar el grano durante el proceso de secado en las regiones de cultivo. Además la tienda cuenta ahora con dos terrazas-lounge exteriores y un total de 117 asientos, 42 de ellos en el interior.

Servido por los baristas más expertos

Reserve es servido en tienda  por los baristas más expertos: coffee masters que preparan el café con mimo, calientan la leche y añaden los complementos elegidos por el cliente delante de él, presentando la bebida en un mostrador elevado, casi como si estuviera en un escenario. Algo que merece la pena observar y por lo que merece la pena esperar.

El mejor café, un entorno único y una forma exclusiva de prepararlo por los baristas más expertos hacen que Reserve se convierta en una experiencia inolvidable para los sentidos.





2017 10 nov
Gastronomía / Tiendas Tutusaus Editor: CREARMAS E+G
 

Tutusaus es una empresa familiar que ha contado con dos tiendas en la ciudad de Barcelona. La primera, situada en la calle Indústria (ahora ya cerrada), nació en 1977 como almacén de jamones y quesos al mayor y la segunda en la calle Francesc Perez Cabrero. A finales de los 80, Josep Mª Tutusaus y su esposa decidieron convertir el establecimiento en una tienda abierta a todo el público. En poco tiempo se convirtió en una de las primeras tiendas especializadas en quesos artesanos nacionales y de importación. Fue entonces cuando en 1997 Isabel Tutusaus, hija de Josep Mª, abrió la segunda tienda en la zona alta de la ciudad.

Esta segunda tienda abría con un nuevo reto: la cata. La cata empezó de forma muy simple con la posibilidad de comer en el local tablas de quesos y otros productos de la tienda y finalmente ha acabado funcionando como restaurante debido a la demanda de variedad por parte de los clientes más fieles. Ahora la que fue el origen de la expansión se ha convertido en el eje principal de la empresa.

La familia Tutusaus cuida al máximo todos sus productos empezando por la selección de estos. En otros tiempos les era más complicado realizar una buena selección de materia prima pero ahora son las propias empresas distribuidoras quienes les ofrecen sus productos  más singulares sin moverse de casa.

 

En Tutusaus podemos encontrar una gran variedad de quesos artesanos y productos ibéricos, con el jamón como protagonista principal. También han creado un rincón de complementos variados de gran calidad como por ejemplo foie gras, caviar, salmón ahumado de varias procedencias, aceites de oliva, etc, además de los platos de su cocina ya preparados para calentar, emplatar y servir. Y por si eso no fuera poco, también realizan asesoramiento especializado a particulares inquietos mediante cursos a la carta, catas privadas, elaboración de catas de queso para restaurantes de la zona e incluso celebraciones familiares a puerta cerrada.

La familia Tutusaus sabe que el producto es primordial pero hay que saber presentarlo. El cliente que visite Tutusaus siempre recibe un trato excelente porque para ellos es su factor diferencial. No sirve de nada un buen producto si no se sirve correctamente. La recomendación que hace Tutusaus al cliente gourmet es que no se deje llevar por modas o campañas de marketing, que busque lo auténtico ya que a menudo, el placer se encuentra en las cosas más sencillas.

 

 





2017 27 oct
Gastronomía / Tiendas Llet crua Editor: CREARMAS E+G

Miró y Carroll. ¿Qué tienen en común estos apellidos? La cultura. Cultura quesera en este caso porqué ni Xevi Miró pinta, ni Maria Carroll escribe —él es periodista y ella, licenciada en relaciones institucionales— pero han convertido su pasión por los quesos en todo un estilo de vida. La pareja es propietaria de Llet Crua, una tienda especializada en quesos artesanos situada en el barrio de Sants de Barcelona que, en poco más de un año, ha conseguido una legión de fans estimable. Aman tanto el producto que dedican incluso sus vacaciones a la búsqueda de pequeños productores que elaboran sus quesos con el mismo entusiasmo que ellos ponen en probarlos y venderlos.

Lo de probar ya les venía de serie, lo de vender se gestó en Madrid, donde se conocieron.Allí frecuentaban La Quesería y su propietario, Raúl Castañeda, les instó a abrir un nuevo negocio desde el que compartir su afición y conocimientos.

Este establecimiento de olor inconfundible funciona como un centro de reunión de la parroquia quesera de Sants. Tiene una oferta basada en quesos hechos con leche cruda (no pasteurizada), artesanos, de pequeños productores, muchos de ellos imposibles de encontrar en cualquier otro sitio.

En Llet Crua se definen como “afines al queso”, pero lo de afines se les queda corto. Son unos apasionados y hablan de sus quesos con tanto amor que hasta da pena comérselos. Por suerte, la pena se pasa en un santiamén en cuanto Xevi o Maria te los dan a probar. “No somos buenos vendedores. Un vendedor te puede vender cualquier cosa, nosotros solo vendemos aquello en lo que creemos”, nos cuentan. Y no nos extraña que crean en esta delicia de quesos. Nosotros hasta les mandaríamos construir un altar (in cheese, we trust).

Pero si hay algo en lo que los propietarios de este pequeño negocio familiar creen por encima de todo es en transmitir esta pasión por el queso a cualquiera que se anime a conocerles. Los clientes no solo se llevan un stilton de narices o el camembert más untuoso que hayan catado en su vida, sino también una masterclass sobre él. Así, de cháchara, uno se entera que el queso se descubrió por accidente en el Neolítico o que, en contra de lo que muchos piensan, se lleva estupendamente con los vinos blancos y los cavas. De hecho, para el maridaje, cuentan con una reducida pero muy cuidada selección de cervezas artesanas, vinos y mermeladas.

En Llet Crua venden proximidad y son próximos con el cliente, por eso, los vecinos de Sants se lo agradecen.




Buscador Textual

Buscar en conocimiento:
Buscar
El Decálogo CREARMAS, el vademecum de la creación de valor personal y profesional