2018 25 mar
Gastronomía / Tiendas Perello. Mercat del Ninot Editor: CREARMAS E+G

Perelló 1898 es una empresa centenaria que ha sabido adaptarse a los tiempos. Hace unos meses que se reabrió el Mercat del Ninot después de su remodelación. Está claro que algunos de los mercados de Barcelona debían lavarse la cara, por dentro y por fuera. Y no solo por una cuestión de mantenimiento, necesario sin lugar a dudas, sino tambien por una cuestión de renovación de oferta, de modernización, de adaptación a las nuevas exigencias del público, que ha evolucionado hacia otras necesidades derivadas del nuevo ritmo de vida.

El  resultado es espléndido: espacio, luz, grandes paradas con producto de primera bien expuesto, toques de diseño y modernidad y, cómo no, buenas barras de degustación. Porque hoy en día un mercado grande y modernizado no puede existir sin una buena oferta de cocina. No es necesario que se conviertan en parques temáticos para gourmets y foodies de paso,  como el de San Miguel en Madrid, pero sí que alberguen cocinas que pongan en ebullición aquello que el comprador tiene ante sus ojos. La sola idea de que el producto vivito y coleando saltará de la parada a la plancha, que alguien será capaz de ofrecer un guiso a primera hora de la mañana con alguno de los manjares que entraron por la puerta al amanecer es la forma más rápida de hacer salivar a un comensal  ya de por sí motivado, desbordado, casi, por la profusión de estímulos, hambriento a golpe de visión. 

Los paradistas deben sacar provecho a esta situación, que si no es la ideal, es la real. Por eso algunos de ellos han aprovechado esta reforma del Mercat del Ninot para ponerse al día como es el caso de Perelló Bacallaners 1898.

Si llevan más de cien años dedicados al bacalao, algo sabrán digo yo. Algo no, mucho. Seguro que la sabiduría que les habrán aportado todo este tiempo será incalculable y habrá sido heredada por las generaciones que han ido llegando y han continuado con este negocio, que ya son cuatro. Todo empezó a finales del siglo  XIX, cuando Enriqueta Serra Cristòfil y Emili Perelló Tobella empezaron con el bacalao, las olivas y las legumbres. Ahora, después de todos estos años de vivencias, crisis, apogeos y demás, el negocio está en manos de Ricard y David Perelló Mauri.

Hasta ahora tenían varias paradas de bacalao en el Mercat del Ninot (¿bacaladerias?) y las siguen teniendo, ahora mucho más grande. De hecho son varias paradas en una, lo que la hace muy visible. Con el diseño de Sandra Tarruella, diferencian varias zonas dependiendo del producto: cocinados para llevar, bacalao desalado, bacalao seco, Olivas y conservas, anchoas y Gildas variadas y la zona de degustación.

Y ahí llega la parada obligatoria. Se pone en práctica el nuevo modelo del que os hablábamos, sugiriéndonos algunas recetas con bacalao que quizás no teníamos en mente sin dejar de lado la cocina tradicional, tan rica y tan nuestra. Bien hecho.
 
La idea está concebida para tomar un tentempié, hacer un vermut o incluso una comida rápida, pues algunas proposiciones de su carta, son platos bien completos. Una carta que hoy por hoy aún está evolucionando y que será flexible a los gustos del público y a las posibles nuevas creaciones que llevará a cabo Guada Reig, que ha pasado por cocinas como la de Ca la Nuri o Fermí Puig y será la cocinera encargada de sacarle todo el jugo al bacalao y a otros productos que están en su parada.
 
Un planazo para pasar horas dando vueltas y reponiendo fuerzas en el Mercat del Ninot. Seguro que salimos con el estómago lleno y cargados de bolsas de Perelló Bacallaners.























Buscador Textual

Buscar en conocimiento:
Buscar

Suscripción

Recibe en tu mail todas las actualizacions de artículos Introduce aquí tu e-mail: Suscríbete
El Decálogo CREARMAS, el vademecum de la creación de valor personal y profesional