Aprender a comer

Aprender a comer

Apreciados/as lectores/as, en este artículo queremos dejar constancia de una de nuestras preocupaciones, por lo que a la gastronomía se refiere. En Crearmas creemos que la cultura gastronómica está dando pasos agigantados en nuestra sociedad pues cada día valoramos más lo que comemos y la calidad de nuestros productos pero aún tenemos un gran camino por recorrer, pues es cierto que somos conscientes de la riqueza de nuestra gastronomía pero a la hora de la verdad, no siempre se ve reflejado en nuestras neveras o en nuestras despensas. El comer es la fuente de nuestra vida y por ello tenemos que ingerir productos de calidad. ¿Pero sabemos distinguir la calidad en los alimentos? En el artículo de hoy queremos remarcar la importancia de aprender a comer para poder distinguir la calidad de los productos que ingerimos porque la calidad es salud y con la salud no se juega.

A lo largo de nuestra vida aprendemos muchas cosas, aprendemos a caminar, a hablar, a leer, a escribir, a contar y un largo etcétera que nos ayudará a convivir en sociedad y vivir nuestra vida de la mejor forma posible. Muchas de las enseñanzas antes mencionadas se aprenden en la escuela pero también en casa, con la familia. La familia tiene un papel muy importante en la vida de cualquier persona pues la familia es la que tiene que inculcar unos buenos valores y unas buenas enseñanzas. Por ello queremos remarcar la importancia que tiene enseñar a comer a los niños, ya sea desde la escuela o desde casa. Aprender a comer significa educar el paladar para que sea capaz de distinguir la buena materia prima de aquella que no lo es. Significa tener más cultura gastronómica y por supuesto significa tener criterio para escoger aquello que se desea ingerir.

Para llevar a cabo esta difícil pero gratificante tarea de enseñar a comer, debemos dejar atrás algunas malas costumbres, como por ejemplo, hacer en casa platos diferentes para los niños o dejar para los niños los productos de menos calidad con la excusa de que el niño/a no lo va a apreciar. No debemos caer en estos errores porque no se trata de un tema de sabor si no de salud. Por ejemplo, si nuestros pequeños quieren jamón, debemos ofrecerles un buen jamón ibérico y no un jamón serrano mediocre que ni tan sólo se asemeja a lo que sabe un buen jamón. Se acabó el servir los platos de menos calidad a los más pequeños pues debemos educar su paladar para que tengan su propio criterio y sean conscientes de lo que comen pero sobretodo y lo más importante, para que tengan salud.

Si queremos conseguir que nuestra sociedad aprenda a comer tenemos que cambiar nuestras prioridades, pues quizá muchos piensen que es una cuestión de dinero pero no lo es, es un tema de cultura y nuestra cultura a día de hoy no prioriza los productos auténticos, con sabores auténticos. Por ejemplo, si hiciéramos una encuesta y dejáramos probar un yogurt 100% artesano un elevado porcentaje de la población coincidiría en que no está bueno y eso es porque no han educado el paladar. Por otro lado, la mayoría de personas prefieren gastarse el dinero en otras cosas que para ellos son más prioritarias y es una pena porque nuestra dieta es una de las más envidiables del mundo, pues tiene muy buenas materias primas y por ahora la sociedad no le saca el máximo partido. Después está el tema de la cantidad, la cual va reñida con la calidad, por ello no puede tener nunca la misma calidad un producto que se fabrica a grandes cantidades que uno que se elabora en cantidades muy pequeñas. Nosotros apostamos firmemente por las elaboraciones a pequeña escala pues siempre ofrecerán un producto de mayor calidad y por tanto más saludable.

Nuestro estilo de vida, la rutina, un día a día estresante, las prisas, etc muchas veces nos impiden tomar conciencia de nuestra dieta y no debemos permitirlo. Debemos dedicarle un tiempo a lo que comemos pues la buena gastronomía es salud. Aprender a comer significa saber de dónde vienen las cosas y conocer su sabor. Educa tu paladar para que no necesites ni tan solo leer una ficha técnica, educa tu paladar para que tenga el criterio suficiente para ingerir tan sólo productos de calidad. En Crearmas creemos que si todos ponemos nuestro granito de arena podremos generar un cambio en nuestra cultura gastronómica, un cambio que agradecerían muchos estómagos y sobretodo muchos paladares. Nunca es tarde para aprender así que ¿aprendemos a comer?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-color: #00577b;background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 550px;}