Aprender de los fracasos puede ser una oportunidad

Aprender de los fracasos puede ser una oportunidad

Emprender significa elegir un camino lleno de incertidumbre porque no sabemos a dónde nos llevará y la dificultad que este conllevará. Aún así, muchas personas deciden emprender la marcha hacia el camino del emprendimiento y ello requiere de una cierta valentía pero sobretodo requiere una gran tolerancia al fracaso.

Emprender significa asumir riesgos y aguantar el fracaso ocasional porque en la mayoría de los casos una empresa exitosa casi nunca se logra la primera vez. Caer y levantarse una y otra vez es parte de la actitud emprendedora así como hacer frente a las adversidades mediante una gran capacidad de resiliencia. El fracaso es prácticamente inevitable en la vida del emprendedor pero es un maestro mucho mejor que el éxito. Aceptar limitaciones, aprender de ellas y tener las ganas de seguir adelante es lo que define al emprendedor exitoso. El fracaso es un fracaso completo sólo si no se pueden afrontar los problemas y pensar en soluciones para resolverlos.

Al iniciar un negocio, hay emoción, pasión, sentimiento, euforia que se convierten en un gran sentimiento de incompetencia cuando tu idea no funciona en el mercado. El fracaso que siente el emprendedor es económico, pero sobretodo emocional y la rabia va más ligada a uno mismo que a la sociedad en sí. El emprendedor, por lo tanto, tiene que ser consciente del riesgo que supone crear una empresa y que puede, o bien tener éxito, o por lo contrario no salir bien. Lo que no puede permitirse el emprendedor es decaer puesto que tiene que tomarse los fracasos como una ventana que se cierra para dar paso a una puerta que se abra, siempre y cuando se analicen bien los errores para no volver a cometerlos.

No todo el mundo nace enseñado para tolerar el fracaso. Requiere mucho trabajo emocional y mental. En este artículo queremos reflejar la importancia que tiene el deporte a nivel competitivo si queremos mejorar en este aspecto. Jorge Mas, consejero delegado de Mas Gourmets, fundador y director ejecutivo de Crearmas así como gran aficionado al deporte afirma que el deporte de competición ayuda a trabajar el cerebro.

Si nuestro objetivo es emprender tenemos que tener en cuenta todo lo mencionado en este artículo porque sólo con una buena tolerancia al fracaso podremos mirar adelante, aprender de los errores y seguir intentándolo hasta conseguir nuestra meta tan deseada, el éxito.Este año, Jorge Mas, se presentó a la durísima prueba del Ironman, la prueba más exigente del triatlón, que consta de  3,86 km de natación, 180 km de ciclismo y 42,2 km de carrera a pie. Según él, deportes como este ayudan a trabajar la tolerancia al fracaso porque luchas contra ti mismo y te la juegas todo a una carta, como el hecho de emprender. Si tienes la mala suerte que se te pincha una rueda o si no te has hidratado lo suficiente o si te duelen las rodillas y tienes que abandonar, estos hechos hacen que luego aceptes mejor el fracaso en el mundo laboral. Es por ello que Jorge Mas, recomienda a todas aquellas personas que decidan montar una empresa, que se adentren en el mundo de los deportes competitivos o de aventura puesto que su capacidad para tolerar el fracaso aumentará y eso tan sólo puede aportar cosas positivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://www.crearmas.com/wp-content/uploads/2016/01/fracasar.jpg);background-color: #00577b;background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 550px;}