Como las compañías excelentes evitan los 8 errores de la improductividad

Como las compañías excelentes evitan los 8 errores de la improductividad

La improductividad es una de esas palabras que las empresas no quieren ni oír hablar y mucho menos padecerla. Es uno de los grandes miedos de los empresarios pues cuesta detectarla y más aún frenarla. La productividad, entendida como la cantidad de tareas realizadas con calidad por unidad de tiempo es una medida que cualquier empresa tiene que tener en cuenta si lo que quiere es mantener su empresa a flote. Existen una serie de errores que no debemos cometer si lo que queremos es seguir siendo productivos. Vamos a ver de qué errores se trata.

Como ya hemos comentado en otros capítulos, es muy importante hacer una buena selección de personal pues de ello dependerá en gran parte la productividad de la empresa. En toda compañía hay empleados que despuntan sobre los demás, ya sea por sus aptitudes, experiencia, conocimientos, etc y todo empresario debe sacarles partido y no caer en los 8 errores de la improductividad de los cuales nos habla Neil Smith en su libro “How excellent companies avoid dumb things”. Pues bien, evitemos las tonterías y aprovechemos esta situación a nuestro favor de la misma forma que lo hacen las compañías excelentes.

Error número 1

A veces los empleados brillantes de los que hablábamos tienen buenas sugerencias para la compañía pero se encuentran con que no se llevan a cabo aunque pueda ser una mejora para la esta y ese error se produce por querer evitar controversias. Ante estas situaciones que se producen con mucha frecuencia las compañías tienen que fomentar un proceso imparcial que valore los pros y los contras de cada sugerencia y se obligue a tomar una decisión ecuánime en la que siempre se considere el panorama completo y no los intereses particulares.

Error número 2

Cuantas veces oímos o decimos la frase: “¡Estoy muy ocupado!”. En general hacemos una mala gestión del tiempo y eso hace que muchos de trabajadores no tengan el tiempo necesario para hacer dichas sugerencias. Para combatir esta situación hay que cambiar la manera de pensar y actuar con el objetivo de darle al tiempo su auténtico valor y emplearlo de la mejor forma posible.

Error número 3

Las decisiones que se tomen en una compañía son muy importantes y en todos los casos se tienen que fundamentar con hechos pues si no se cae fácilmente en el error de sacar conclusiones erradas por no haber podido reunir la información necesaria para tomar una buena decisión.Error número 2: Cuantas veces oímos o decimos la frase: “¡Estoy muy ocupado!”. En general hacemos una mala gestión del tiempo y eso hace que muchos de trabajadores no tengan el tiempo necesario para hacer dichas sugerencias. Para combatir esta situación hay que cambiar la manera de pensar y actuar con el objetivo de darle al tiempo su auténtico valor y emplearlo de la mejor forma posible.

Error número 4

Muchos empleados no sugieren mejoras por miedo a la reacción de su superior o incluso de sus compañeros. En ocasiones puede ser cierto que los superiores bloqueen buenas ideas para proteger su imperio y aumentar su poder y estatus. Para evitar que estas ideas sean bloqueadas, lo mejor es anticipar dónde podrían ser bloqueadas o incluso hacer que circulen directamente hacia la alta gerencia sin que tengan que pasar por la gerencia media.

Error número 5

En general a las personas les asusta el cambio y esto puede perjudicar a la compañía. A muchas de ellas si no existe algo convincente que las incite a cambiar prefieren mantener las cosas como están. Para evitar este error lo mejor es detectar rápidamente donde está la oposición al cambio y crear una cultura donde se estimule el cambio.

Error número 6

Hay que diferenciar entre el tamaño de los clientes pues sino las compañías terminan sobreatendiendo a pequeños clientes a un coste financiero negativo. Es importante analizar qué transacciones están costando más dinero del que están produciendo.

Error número 7

Para la mayoría de organizaciones los silos son necesarios aunque impiden un flujo de información. Para evitar este error hay que recordar a los gerentes que forman parte de un mismo equipo y que a veces es necesario ceder un poco el control para beneficio de toda la organización.

Error número 8

Es muy común que las compañías no tomen en cuenta los procesos que ya están establecidos. A veces los procesos muy eficientes son inadecuados y entran en conflicto entre sí. Para no cometer este error es preciso cambiar los procesos y permitir mejoras simples.

 

Las compañías excelentes evitan estos errores aunque evidentemente hay errores que son más difíciles que otros de evitar pero hay que poner todo el empeño para conseguirlo porque de allí dependerá en gran parte el éxito de la empresa. Si logramos evitar estos 8 errores y permitimos que los empleados más brillantes salgan a la superficie estaremos abriéndole la puerta a la productividad y ella siempre es bienvenida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://www.crearmas.com/wp-content/uploads/2018/11/mejora-de-tu-productividad-1080x675.jpg);background-color: #00577b;background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 550px;}