Dieta infantil

Dieta infantil

La dieta infantil tiene que ser completa y equilibrada. Esta es la frase que nos repiten los médicos y dietistas siempre que les pedimos consejo. Queremos niños sanos pero ¿por qué únicamente nos fijamos en su dieta para conseguirlo? No se trata tan solo de limitar las calorías que comen si no de fomentar que las quemen. La actividad física es tan importante o más que una dieta equilibrada.

Los estudios afirman que la prevalencia de la obesidad y el sobrepeso entre los niños españoles están por encima del 30% y el porcentaje de varones es mayor que el de las niñas. Otras investigaciones indican que hoy hay tres veces más niños obesos en España que hace 15 años. En la mayoría de países el sobrepeso ha tocado techo pero en España sigue creciendo aunque esta incidencia es menor en Catalunya y el País Vasco. ¿Por qué el porcentaje de obesidad infantil sigue creciendo?

Para comprender este cambio nos centraremos en los hábitos de la población infantil española. En primer lugar, vamos a exponer el menú que siguen la mayoría de los niños a lo largo del día. Para desayunar un vaso de leche con cacao y galletas o magdalenas; un zumo y un bollo para el recreo; espaguetis, filete con patatas y un postre lácteo para comer; un bocadillo de fiambre, chuches o una bolsa de patatas fritas para merendar y unos fritos congelados, una pizza o una hamburguesa para cenar. En resumen, una gran dosis de calorías y energía.

Un niño tiene que comer de todo porque está creciendo, pero en dosis pequeñas y equilibradas. No pasa nada si come chuches, bollería, etc, pero no puede convertirse en un hábito. La alimentación va muy ligada a la forma de vida y es por eso que la frenética vida laboral que llevan los padres se refleja en la comida de los hijos. A veces no encontramos el momento de dedicar un rato a la cocina y se recurre demasiado a las comidas preparadas. La falta de tiempo hace que no planifiquemos a grosso modo la dieta a lo largo de la semana para cumplir con las dosis mínimas de fruta, verdura, legumbres y pescado. Hay que fomentar y conseguir hacer una dieta equilibrada. En gran parte, de eso depende la salud de todos los niños.

Por otro lado, vamos a exponer los hábitos cotidianos de la mayoría de la población infantil. Se levantan, van al colegio en coche o transporte público, estudian, algunos no se mueven del centro escolar para comer, salen de la escuela para hacer alguna actividad extraescolar, regresan a casa, se sientan a ver la tele, a hacer los deberes o a jugar en el ordenador y la videoconsola, cenan, un poco de televisión y a dormir. Como vemos, una vida bastante sedentaria, a excepción de aquellos que hacen algún deporte en las actividades extraescolares. Evidentemente este resumen no engloba a todos los niños españoles pero sí a la gran mayoría. Los niños de hoy en día no hacen tanto deporte como antes, sobretodo, debido al cambio de juegos. Años atrás, los juegos eran más dinámicos. Todos recordamos juegos como el pillapilla, el escondite, la comba, el sillón de la reina, el juego de las sillas, etc. Todos ellos requerían movimiento y esfuerzo físico. Factores muy escasos o casi inexistentes en los juegos de hoy en día. Hablamos mayoritariamente de las consolas o los ordenadores. ¿Cómo no van a subir de peso si el hecho de jugar ya no supone ningún esfuerzo físico? Sólo tienen que preocuparse de pestañear.

Como podemos observar, tanto los hábitos alimenticios como los juegos y actividades físicas han cambiado. Y, es debido a este cambio de hábitos que la obesidad infantil sigue creciendo. Recuperemos la cocina casera y los juegos de calle. No dejemos que la sociedad empuje a los niños a llevar una vida sedentaria y con malos hábitos alimenticios. Hay que hacer todo lo posible para que puedan quemar todo lo que comen y eso empieza desde dentro de casa. Mejoremos los hábitos de las nuevas generaciones. Para que un niño adelgace la receta no es ponerle a dieta, sino cambiar sus hábitos para que lleve una alimentación sana y, sobre todo, para que gaste más energía de la que consume. Por lo tanto, lo importante es evitar los excesos, ordenar la alimentación e incrementar la actividad física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://www.crearmas.com/wp-content/uploads/2018/11/58-1.jpg);background-color: #00577b;background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 550px;}