El emprendedor tiene la necesidad de pensar en grande

El emprendedor tiene la necesidad de pensar en grande

Las personas, no siempre piensan en grande, es decir, no piensan en crecer, mejorar y aprender de los errores. En muchas ocasiones tienden a pensar en pequeño, a menospreciarse y a pensar que ellas no lo pueden hacer mejor y lo que es peor, se creen sus propias inseguridades y no hacen nada al respecto. El emprendedor no se puede permitir el lujo de pensar en pequeño, el emprendedor tiene la necesidad de pensar en grande.

Antes de nada nos vemos obligados a diferenciar dos tipos de emprendedores. Los que tienen visión pero nunca pasan a la acción (soñadores) y los que pasan a la acción sin tener ningún tipo de visión, sólo actúan y actúan sin pensar (desorganizador). Ninguno de estos emprendedores es un modelo a seguir. En su punto medio está el emprendedor ideal, ese que tiene una gran visión y pasa a la acción. Hay que soñar pero siempre con los pies en la tierra.

Los emprendedores tienen que pensar en grande siempre. Pensar en grande significa no tener miedo a lo que pueda suceder porque lo que suceda puede ser bueno y si por el contrario es malo tendremos una sabia lección sobre lo que no tenemos que volver a hacer porque como ya hemos dicho en anteriores artículos, de los errores se aprende. Y si chocamos con una piedra a la próxima saltaremos por encima o simplemente la habremos borrado del camino. En general se suele decir que se aprende más de los fracasos que de los éxitos. Cada uno debe desarrollar su propia experiencia y estos tropiezos, si están bien analizados, no se volverán a repetir. En Crearmas pensamos que hasta que no los cometes tú es complicado evitarlos.

Pensar en grande también significa tener ganas de crecer e internacionalizarse. Los límites cuanto más lejos mejor y si tienen que cruzar las fronteras que así sea. Para poder pensar en grande y actuar el empresario tiene la obligación de generar mensajes positivos en la organización. Tiene que saber transmitir su ilusión por el proyecto y la forma en que quiere llevarlo a cabo a todo su equipo humano. Tu negocio es un reflejo de ti mismo, de tu modo de trabajar, de tu personalidad, de tus sueños y deseos. Con tu negocio puedes hacer mucho bien a los demás y aportar muchas cosas buenas. Tus trabajadores tienen que empaparse con tus ideas y tu positivismo. Como dice Pau Guardians, Consejero delegado de Único Hotels & Real Estate “nos ha pasado una tormenta, pero el único mensaje no puede ser sobrevivir”.

Si por el contrario, se elije el conformismo será imposible despegar del suelo. Hay que ser perseverante y no buscar excusas a la hora de llevar a cabo una función. Anímate a soñar y pensar a lo grande para poder disfrutar de tu aventura emprendedora porque si piensas en grande puedes lograr pasar de emprendedor a dueño de un negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://www.crearmas.com/wp-content/uploads/2018/11/pensar-en-grande.jpg);background-color: #00577b;background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 550px;}