¿Estamos dispuestos a invertir en nuestra salud? Somos lo que comemos

¿Estamos dispuestos a invertir en nuestra salud? Somos lo que comemos

Nosotros mismos, nuestro cuerpo y nuestra mente son lo más importante que tenemos en la vida. Y aunque cueste creerlo en muchas ocasiones lo obviamos o lo pasamos a un segundo plano. Que interpongamos a otras personas (incluso cosas materiales) a nosotros mismos. O que, simplemente, nos dediquemos a guardar moneda a moneda todo nuestro dinero en una cuenta sin disfrutarlo en absoluto. Por eso, recuerda lo importante que es que nunca dejes de INVERTIR (sí, en mayúsculas) en ti mismo.

La salud es algo primordial. Hay veces que un tratamiento es demasiado costoso, que el dentista se nos va de precio… y pensamos “lo haré en un tiempo”. Puedes quitarte de otras cosas materiales, pero invertir en tu salud es siempre lo primero, no lo olvides. Además, la mejor de las inversiones es llevar una vida sana, hacer ejercicio y tener una dieta saludable. Cuídate.

¿Sabías que prácticamente toda nuestra salud depende de lo que comemos? ¿Qué uno de los secretos de la juventud es lo que comes? ¿Qué la calidad de tus pensamientos y sentimientos está íntimamente ligada con tu alimentación?

Lo que comemos es salud integral; salud en la dimensión física, mental, emocional y espiritual. Lo que comemos es compromiso, concienciación, responsabilidad individual y colectiva. Lo que comemos es además un signo histórico y cultural. A través de lo que tenemos en un plato podemos conocer un país. Cada pueblo posee unos hábitos alimentarios que significan un comportamiento cultural propio y característico. Un ejemplo claro lo tenemos en nuestra “Dieta Mediterránea”

Recuerda que, por lo tanto, debes mantener una alimentación balanceada de acuerdo a tus requerimientos personales. Tu cuerpo es tu principal herramienta de trabajo. Cuídalo y mantenlo en buenas condiciones. Eres tu cuerpo. No tienes un brazo ni una pierna, eres un brazo y una pierna. Utilizas tu cuerpo 24 horas al día, 365 al año, y por eso es tan importante que lo trates como tu posesión más preciada. Porque lo es.

Como en cualquier inversión, debes evaluar de forma estricta que beneficios te traerá y en cuánto tiempo podrás disfrutarlos; la relación costo-beneficio debe mantenerse en equilibrio, para qué la inversión valga la pena. Pon los pies en la tierra y establece metas realistas y posibles; piensa que la inversión es una herramienta para lograr el objetivo, pero no significa que lo obtendrás en automático. No olvides que, al igual que muchas otras actividades, invertir en ti mismo requerirá tiempo, esfuerzo y constancia, pero tú serás tu propia medida de hasta dónde quieres llegar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://www.crearmas.com/wp-content/uploads/2018/10/somos-lo-que-comemos.jpg);background-color: #00577b;background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 550px;}