Food Truck y la tendencia del street food. Una oportunidad para democratizar la alta cocina

Food Truck y la tendencia del street food. Una oportunidad para democratizar la alta cocina

¿Quién se imaginaría una ciudad como Nueva York sin sus tradicionales puestos de ‘street food’ o comida callejera? La imagen de los puestos de churros y chuches de la feria es muy típica en España y pensar que se puede comer bien en estos puestos ambulantes es algo aún extraño pero la realidad es que son ya una tendencia gastronómica mundial.

Si bien es cierto que en Madrid y Barcelona se han empezado a ver estos ‘food truck’ coincidiendo con eventos o fechas especiales,  las ordenanzas municipales son muy restrictivas con las licencias ya que se les ve como competencia desleal hacia los restauradores. Es necesario un cambio de mentalidad, además de hacer pedagogía entre los consumidores para que tengan claro que en la calle también se puede comer sano, sabroso, rápido y económico.

Tiene gracia como se da la circunstancia que hay negocios que viven del turismo porque los autóctonos no tienen la tradición de comer por la calle. La situación cambia radicalmente cuando algún español prueba el producto y descubre que se trata de comida de temporada y ecológica. En un contexto en el que la gente no tiene tiempo, los ‘street food’ son claves. El precio es razonable y permiten comer variado cada día y cerca del trabajo o mientras se hacen encargos por la ciudad.

Lo curioso es que van rotando y puedes encontrar propuestas distintas todos los días. Un lunes un puesto está en una determinada plaza y el miércoles en la calle principal de un barrio. Los clientes tienen la oportunidad, solo es necesario llamarles la atención. Parece que se está poniendo de moda pero cuando deje de serlo tendrá que convertirse en conciencia. Y la legislación tendrá que adaptarse a lo que pidan los ciudadanos. Se trata de una forma de entender la gastronomía flexible y que se adapta al cambio y a los nuevos tiempos. Que da la vuelta al mundo y ayuda a la gente a descubrir grandes sabores con productos de proximidad. Este es el camino, hay que democratizar la alta cocina, dar más oportunidades. La pasión por la gastronomía tiene que estar a pie de calle, nunca mejor dicho.

En una sociedad globalizada muchos tienen muy planificado aquello que comen. Con iniciativas como ésta, la gente se atreve y disfruta. Por esto motivo los restauradores deben ver el ‘streed food’ como un complemento más. Una persona quizá no ha probado nunca un determinado producto y nunca iría a un restaurante a hacerlo. En pleno centro de Madrid lo probará por curiosidad y, si le gusta, después se acercará a por más a un restaurante especializado.

La intención es redefinir conceptos como comida callejera aportando transgresiones gastronómicas que permitan llegar a nuevos clientes.  Y eso se consigue con iniciativas como la organizada el pasado octubre en la Universidad Complutense de Madrid, con más de  15.000 comensales y contando con grandes chefs españoles. Lo mismo ha pasado en Barcelona con el Eat Street. Se trata de animar a la gente a probar, a descubrir.

La próxima vez que vean estos puestos, sea en España o en cualquier rincón del mundo, no tengan prejuicios, quizá prueben la mejor receta de su plato preferido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-color: #00577b;background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 550px;}