La gestión del tiempo en tiempos de digitalización

La gestión del tiempo en tiempos de digitalización

Inmersas en la carrera de la digitalización, las compañías se esfuerzan por sacar el máximo partido de las innovaciones tecnológicas para maximizar su eficiencia y potenciar su competitividad en el mercado. Y es que si la tecnología está cambiando los valores y comportamientos en la sociedad, las empresas deben trasladar esa realidad cotidiana de los empleados al interior de la organización.

Si retrocedemos un siglo nos encontramos el economista John Maynard Keynes imaginó que, a comienzos del siglo XXI, en los países desarrollados sólo tendríamos que trabajar tres horas al día para cubrir todas nuestras necesidades. Eso sería gracias al aumento de la productividad que comportaría el progreso técnico. La gente, entonces, podría tener una vida contemplativa y feliz. En cambio, en realidad, ha ocurrido lo contrario. En la sociedad de la información y la comunicación, las máquinas no nos han liberado del trabajo y hay una creciente sensación de falta de tiempo en nuestro quehacer diario.

La tecnología, que debía habernos aliviado el tiempo de trabajo, sin embargo, consume tiempo Clic para tuitear

La tecnología, que debía habernos aliviado el tiempo de trabajo, sin embargo, consume tiempo. Familiarizarse y aprender a manejar dispositivos digitales exige dedicación. Incluso comprar on-line, que también promete ahorrar tiempo, puede acabar resultando una actividad que nos roba el tiempo antes reservado al descanso o al ocio (pensad, por ejemplo, en las horas dedicadas durante el Black Friday – Cyber Monday a la compra on-line).

Uno de estos grandes saltos que ha traído esta invasión tecnológica ha sido la inmediatez, la necesidad de atender a cualquier cosa casi en cualquier momento y despojada esta reacción del espacio. Basta con entender lo que supone el teléfono móvil y sus aplicaciones de mensajería. La constante disponibilidad, la cantidad de oportunidades de comunicación no puede enturbiar el criterio respecto a la calidad del encuentro, la profundidad del encuentro, la presencia del encuentro.

Estas malas prácticas en la gestión del tiempo se nota en la falta de atención, de concentración, de esfuerzo. Mejor es, según dicen, dejarse fluir y que el tiempo siga su curso. Como si el tiempo no fuera una de esas cosas que la persona debería dominar, en lugar de dejarse dominar por ellas. El tiempo no es la vida, de la vida no se es dueño, pero del tiempo deberíamos serlo. La era digital ofrece una vulnerabilidad más del ser humano frente a la creación, de la que está llamado a cuidar.

Tips para una correcta gestión del tiempo.

Cinco consejos que le permitirán mejorar la administración del tiempo para la inmediatez de un mundo que quiere todo “ya, ya, ya”.

  • Llegar temprano. ¿Quién no resignaría 30 minutos de sueño para obtener 100% de eficacia de sus ocho horas de oficina? En estos 30 minutos podrá atacar su bandeja de entrada sin otras distracciones. Tendrá tiempo para responder cuidadosamente los mensajes que llegaron durante la noche -y limpiar la bandeja de entrada antes de “la embestida” de nuevos mails-.

  • Planificar diariamente. La gestión del tiempo puede verse amenazada por las herramientas digitales, pero esa misma tecnología puede ayudar a mantener foco. Planifique el tiempo que le llevará cada una de las cosas que tiene para hacer y agregarlas a una lista.

  • Estar presente. Las reuniones pueden parecer momentos para navegar en Internet. ¿El problema? La persona pasará más tiempo después de la reunión poniéndose al día con el contenido de ella que si se hubiera concentrado en ella. Si es posible, apagar el teléfono durante una reunión. Si realmente se necesita estar disponible, colocar el teléfono en vibrador y en el bolsillo.

  • Evitar la dilación. Ninguna actividad es más eficiente en ayudar a posponer las cosas que Internet, las redes sociales como Facebook y Twitter. Si sólo necesita tiempo para relajar la cabeza, programar el tiempo libre ayudará a acostumbrarse a 5 ó 10 minutos de descanso.

  • Proteger el tiempo. Con demasiada frecuencia, adictos a los teléfonos sienten estar conectados virtualmente con la oficina. Es probable que sea razonable para la mayoría de los colaboradores apagarlo para la cena o al acostar a sus hijos en la cama. Es necesario “desenchufarse” en algún momento del día; esto lo ayudará a ser eficiente en el trabajo. Saber que hay que tener tiempo para la familia y uno mismo esto hará que sea más productivo durante todo el día.

Los que emplean mal su tiempo son los primeros en quejarse de su brevedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-color: #00577b;background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 550px;}