Las cervezas en verano siempre por debajo de los 5 grados

Las cervezas en verano siempre por debajo de los 5 grados

Digámoslo fríamente: la temperatura inadecuada es una de las formas más extendidas de malograr una experiencia cervecera.

Pues bien, un verdadero amante de la cerveza debería querer tomarla con una temperatura adecuada, no congelada. Porque una cerveza, cuando pasa de estar fría a casi congelada, ha perdido toda la gracia. Además, la cerveza a esas temperaturas tan extremas tampoco genera espuma, y ya sabemos lo importante que es para mantener todas sus cualidades.

Entonces, ¿Cuál es la temperatura ideal para una cerveza?

Cuando hablamos de cervezas ligeras rubias, las que se suelen tomar en verano, una temperatura adecuada estaría en torno a los 4º; lo bastante fría para refrescarnos, pero sin adormecernos las papilas gustativas. Una buena forma de asegurar la cerveza fría es optar por formatos pequeños, como la caña de toda la vida, en lugar de grandes volúmenes que inevitablemente se acabarán calentando, sobre todo en verano.

Otra de las prácticas muy extendidas en verano y que desaconsejamos, es pedir la cerveza en una copa o jarra que haya sido previamente metida en el congelador. En este caso, además de matar la espuma y el sabor del líquido, se genera un efecto colateral bastante desagradable. Ocurre mucho, sobre todo si se trata de una jarra cilíndrica: por efecto del frío se forma en la base un disco de hielo-cerveza que, transcurridos unos minutos, se despega y sube hasta la superficie llegando a dificultar el acceso a la bebida. Llegados a este punto, lo que estamos bebiendo no se parece en nada a lo que tenía en la cabeza el maestro cervecero cuando la elaboró.

A partir de este punto deberemos fijarnos bien en el estilo de la cerveza a consumir, para ajustar la temperatura dentro del rango descrito.

  • En líneas generales, cuanto más rubia y clara, más ligera de cuerpo y menos alcohol tenga una cerveza más fría es recomendable tomarla.
  • Por su parte, cuanto más oscura y densa sea o más graduación alcohólica tenga, a mayor temperatura será aconsejable tomarla.

Por tanto, si nos centramos en estilo concreto de cerveza, tomaremos más frías las: LagerPilsnerBlond Ales o cervezas de trigo (Wheat Beers).

En un rango medio tendremos cervezas más corpulentas como las: American Pale AleIndian Pale Ale o Brown Ale.

Y en el otro extremo, más calientes (a temperatura de bodega), tendremos las cervezas de Abadía, las Porter, las Stout, las envejecidas en barrica, etc.

Te recomendamos echar un ojo al siguiente gráfico del libro Tasting Beer de Randy Mosher.

Y por supuesto, como todo en la cata de la cerveza, la experiencia es un grado. Poco a poco irás encontrando esa temperatura perfecta para ti y tus estilos de artesana.

Y ahora, dinos…. ¿a tí cómo te gusta la cerveza?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://www.crearmas.com/wp-content/uploads/2018/10/la-cerveza-en-verano.jpg);background-color: #00577b;background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 550px;}