El refresco

El refresco

¿En qué piensas cuando te dicen de hacer un refresco? Quizá piensas en la rodaja de limón sumergida en un vaso lleno de Coca-Cola, o en las burbujitas deseosas por salir de una Fanta, o el sabor característico de un Bitter Kas o en la espuma de una cerveza acabada de servir… En este artículo queremos presentarte otro tipo de refrescos, unos refrescos diferentes, naturales y sobretodo muy saludables.

Un refresco es en general una bebida preparada que se toma fría o al tiempo porque su objetivo en definitiva es, como indica su palabra, refrescar a quien se la bebe. Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), los requisitos para que un refresco pueda ser considerado como tal tiene que cumplir unas condiciones: menos de un 0,5 por ciento de alcohol y agua apta para el consumo humano. Los refrescos deben incluir también alguno o varios ingredientes de una pequeña lista: anhídrido carbónico (responsable del gas), azúcares, zumos, purés, disgregados de frutas y vegetales, vitaminas y minerales y aditivos y aromas.

Con la llegada del calor apetece más que nunca tomarse una bebida refrescante pero la mayoría de refrescos están compuestos por azúcar y no conviene abusar de ellos. Investigadores de la Universidad de California en San Francisco (Estados Unidos) aseguran que el mayor consumo de bebidas azucaradas e isotónicas o refrescos con sabores de frutas puede haber favorecido la aparición de nuevos casos de diabetes y enfermedades cardiovasculares en Estados Unidos durante la última década. Actualmente EEUU es el país con las cifras de obesidad más altas seguido de Méjico, el cual, es el principal consumidor de bebidas azucaradas del mundo con 163 litros de refresco por cápita al año.

La mejor forma de hidratarse es indiscutiblemente el agua a secas, aunque si queremos disfrutar a la vez que nos refrescamos y además de forma saludable, la mejor opción es la que les ofrecemos a continuación. Una serie de refrescos sencillos, elaborados con productos naturales, como por ejemplo, zumo de manzana y albahaca, granizado de melón con piel y caramelos balsámicos, bloody mary de tomate y sandía, zumo de naranja con gas, batido de yogur con fresones y plátano, zumo de piña e hinojo así como una bebida isotónica casera elaborada con agua, zumo de 2 limones, azúcar y sal y si le quieren dar más color le pueden añadir una pizca de colorante de paella. Estos originales refrescos son una alternativa deliciosa y muy saludable.

Ahora que se nos ha hecho la boca agua y estamos ansiosos por probar alguno de estos originales refrescos, a continuación les indicamos los pasos que tienen que seguir para elaborar uno de nuestros favoritos, el zumo de manzana y albahaca. Para elaborarlo tenemos que lavar cinco manzanas granny Smith o fuji y cortarlas a cuartos. Pasarlas por la licuadora y guardar el zumo en el congelador en un recipiente alto. Después de dejarlo reposar 30 minutos lo sacaremos del congelador y separaremos la espuma que ha quedado en la superficie con una cuchara para evitar que el zumo se oxide. Añadiremos 5 o 6 hojas grandes de albahaca y lo trituraremos con un túrmix. Finalmente lo serviremos muy frío.

Después de leer este artículo esperamos que se animen a hacer y probar estos originales y sabrosos refrescos. Y que para refrescarse opten por alternativas más sanas como las que les hemos ofrecido aquí, porque como han podido observar, existen muchas opciones para refrescarnos. Disfruten de los refrescos más naturales, donde sea y cuando sea, pero sobretodo con la mejor de las compañías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://www.crearmas.com/wp-content/uploads/2018/11/01-interna-dejar-refresco.jpg);background-color: #00577b;background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 550px;}